Archivo | diciembre, 2009

Por favor, miénteme

22 Dic

Es un hecho: en las relaciones amorosas hay mentiras. Aún en las relaciones más comprometidas. Y no es que sea una relación deshonesta, es que, en ocasiones, queremos que nos mientan. Si no me creen, para muestra bastan unos cuantos botones:

1. “¿Me veo gorda? ¿El amarillo se me ve bien? ¿Es demasiado maquillaje?” Ante estas preguntas, pocos hombres dirán “No”. El hombre promedio contestará una mentira, sea por instinto de supervivencia o por evitarse una pelea, aunque la respuesta diste mucho de la verdad. Y es que, además, hasta donde yo sé, ningún heterosexual contesta: “Claro que te ves gorda porque te acabas de tragar una torta de tamal, una concha y un atole”, “El amarillo es un color horrendo que se le ve mal a 9.5 de cada 10 personas y debería de prohibirse en la ropa” y “Claro que es demasiado maquillaje, con la cantidad que traes un circo podría abastecerse un mes”.

2. “¿Disfrutas mucho el fútbol?, ¿le vas al América/Steelers?, ¿Te parece que el box/toros/nascar  deberían llegar a las Olimpiadas por lo magníficos que son?” Son preguntas a las que los hombres esperan les mientan. No es que las mujeres no disfruten los deportes, pero son pocas las mujeres que prefieren pasarse todo el fin de semana aplastadas en un sillón viendo la tele, aunque sí son muchas las que mienten para complacer al galán.

3. “Mis amigos son también sus amigos”. La cosa está así: los amigos están ahí, para cualquiera de los dos involucrados, antes de que la relación empezara y seguirán después que la relación termine. A menos que sean amigos mutuos, conocidos de antes de empezar la relación, lo más probable es que si la relación termina, los que eran amigos de uno de los lados, dejen de frecuentar  al otro, por más que hayan logrado desarrollar una relación de aprecio. Y es que, en el caso más civilizado, no puedes esperar que la amiga chef de tu ex te siga cocinando macarrones cuando le acabas de romper el corazón al otr@, por más que antes haya desarrollado una variedad especial para tí.  

4. “Te voy a querer para siempre y no me voy a ir nunca”. Esa es la peor de las mentiras. Siempre y nunca son mucho tiempo, y el amor y las relaciones pueden desgastarse y terminar (o aunque no terminen, la gente se hace vieja y muere y se acabó la historia). Además, el decir “siempre y nunca” nos condiciona a un futuro no existente y por eso se me hace pésima idea decirlo, porque aunque en ese momento se sienta, es una promesa que no se puede cumplir, aunque uno esté de lo más dispuesto a hacerlo. Por eso, mejor querer hoy y comprometerse y trabajar para que al día siguiente, el querer permanezca.

Y bueno, que estos son casos un poco más inocentes, porque a veces, incluso esperamos que nos mientan en situaciones más dolorosas. Si no, pregúntenle a Yury cuando pregunta: “¿Es ella más que yo?“.

Miénteme Pinocho!

21 Dic

Jajajajajaja, que risa me dio el título que le puse a esta entrada, jajajajaja. Bueno, ya, perdón ando de simplona, entremos en materia: Las mentiras.

Indudablemente todos sabemos que las mentiras no son buenas, que hay que evitarlas, que es horrible cuando te mienten, te sientes engañado, decepcionado, frustrado, impotente…

 

Desde que era chiquita, recibí la educación de siempre decir la verdad, por muy dificil o dolorosa sea, sin embargo crecí en una mentira, así de facil. Y cuando la verdad salió a la luz dolió y dolió mucho! Tanto que las consecuencias las sigo pagando (yo, como hija).  Por lo tanto he aprendido que una mentira a grandes escalas, puede involucrar muchos sentimientos, consecuencias, traumas, resentimientos, rupturas familiares, vidas enteras.

Ahora, que estoy más grandecita y que ya alcanzo el timbre jajajaja, me doy cuenta de que las mentiras en ocasiones son necesarias, lo acabo de descubrir, pero hay de mentiras a mentiras… Yo creo que se valen las mentiritas que no te hacen daño, ni tampoco lo hacen a terceros.

Están las mentiritas piadosas, que sirven para matizar algún aspecto de la realidad, ya que no quieres dañar a tu intelocutor, por ejemplo: Eres el primer hombre en mi vida; me encantan tus besos; también te amo; voy a tomar café con mis amigas (cuando en realidad vas a ver a otro hombre, suciaaaas); no estás gorda; tu novio no es feo, sólo es incómodo de ver, jajajaja (bueno, omitan lo de incómodo de ver).

 

También hay mentiras diplomáticas, que tienen el propósito de hacer sentir bien a la persona en cuestión. Son palabras de cortesía que uno no siente pues, pero te ayudan a interactuar amablemente en sociedad, por ejemplo: qué bien te ves hoy; me encanta tu blusa; te hiciste algo en el cabello? se te ve increíble; me dio mucho gusto verte, espero nos tomemos un café en estos días; muchas felicidades, me da mucho gusto por ti.

Y las mentiras necesarias (sonó a hashtag de twitter: #mentirasnecesarias jeje) que te evitan muchos problemas y que en cambio si dijeras la verdad ardería Troya y repito NO LE HACEN DANO A NADIE, NI A TI MISMO, por ejemplo: Mamá, voy a quedarme en casa de una amiga (cuando en realidad te vas con tu pareja, pero sobra decir que aquí tenemos la responsabilidad de PROTEGERNOS a nosotras mismas, saben a lo que me refiero, condoncito pues); claro que no papá, nunca he tenido relaciones sexuales (pa qué preguntan eso los papás, para empezar); estoy en desacuerdo con el aborto (cuando crees que la mujer tiene derecho a decidir); peso 60 kg; voté por el PRI (y la verdad es que votaste por el Peje); compré mi cartera en Louis Vuitton de Presidente Masaryk, jajaja, cosas así sin importancia que a veces uno no quiere que la gente se entere, porque se escandalizarían y no tendría caso aventarte una discusión de dos horas, tratando de persuadir al otro para que piense igual que tú o para que tú pienses igual que ellos.

En resumen, pienso que hay mentiras que se valen, por muchas razones, por evitar una discusión, por agradar a alguien, por no herir, etc, pero en el momento en que esa mentira te lleva a otra y a otra y a otra, es tiempo de detenerte.

Antes de mentir deberíamos pensar: Esto que voy a decir, qué consecuencias conlleva? Si son buenas o son insignifcantes, se vale. Si son malas, mejor no digas nada o di la verdad, no tenemos derecho de jugar con los sentimientos, ni con la vida de los demás.

 

La primera vez que…

18 Dic

Con estos temas me voy a volver loquita!!! (Más de lo que ya estoy) jajaja. Es más, ya tengo el cuello torcido jajaja (Carrie, omití lo del cheeto… ups! Lo dije!!) Bueno pasemos al tema de la semana. Me enfocaré un poco en la poca experiencia para poder da una opinión al respecto.

Hay dos formas de iniciar o terminar una historia: como debería ser y como es. Recuerdo la primera vez que lo vi, entró y se sentó en la silla justo frente a mi; me dijo su nombre y posteriormente me contó quién era él. Yo estaba escuchándolo y al mismo tiempo me preguntaba a mi misma “y a éste quién diablos le pidió su presentación??” pero tampoco dejaba de observar sus brazos. Su piel blanca y su cabello negro me parecieron encantadores. No dejaba de hablar. Tiempo después nos hicimos tan amigos que no me di cuenta cuando me empezó a gustar. Lo supe el día que estábamos afuera del centro comercial y noté el color en sus ojos y se lo dije con mucha emoción “¡¡¡tus ojos son verdes!!!”.

 Así empezamos algo así como amistad que todos a nuestro alrededor calificaban como noviazgo, todos menos nosotros.

Cuento esto porque el día que mis amigas me preguntaron acerca de qué pensaba de la primera vez les contesté que pensaba que debería ser algo, hermoso, con la persona que amas y que te ama para juntos descubrir, experimentar y… todo eso con lo que las mujeres soñamos.

Definitivamente estoy de acuerdo, a veces idealizamos bastante el cómo serán ciertas cosas y en materia de relaciones creo que es una de las cosas de las que más expectativas tenemos.  Como lo dije en mi presentación no tengo mucha experiencia en el tema, pero coincido con conejito: hay que fijarse muy bien con quien vas a experimentar la inauguración. En mi caso lo amaba, lo amo. En su caso soy su amiga “excluyendo” lo que pasó. Y es aquí donde hay que aprender a diferenciar entre amigos y “amigos”.

Si lo vemos desde el punto de vista “Lo que debe ser” no se deberían experimentar estas cosas con un amigo, y si lo vemos desde el punto de vista “Como es” para mí fue bueno. ¿Por qué? Porque él es mi amigo, porque me quiere, porque nunca me haría daño. Porque me esperó sin reclamar tiempos. Porque me dijo que me amaba hasta que le creí. Y porque las cosas no siempre son como deberían ser, porque de lo contrario hoy seguiría preguntándome cómo sería si él y yo estuviéramos juntos.

Creo que las cosas deberían pasar COMO DEBEN SER, con la persona que amas, que igual te ama a ti y en el tiempo y el lugar correcto. Bien hechas, con formalidad. Si, suena anticuado tal vez; pero por amigas mías sé que el hacer lo contrario en muchas ocasiones te lastima, te destroza.

No basta amar, hay que ser responsables y realistas. El amor duele, duele resistirte cuando amas tu sola porque la otra persona solo te quiere. Pero al final te das cuenta que es lo mejor, porque cuando por fin encontraste a la persona que siente lo mismo por ti y lo hace contigo por amor igual que tú; es entonces cuando valoras el esfuerzo de haberte resistido a “una cara hermosa y un cuerpo de dios (a)”.

Si… a veces pienso a la antigua, pero sólo pienso porque acabo haciendo las cosas que no deberían ser pero que son.

Saludos!! Buen fin de semana!

Lo recuerdo perfectamente!

17 Dic

Primera vez…….

Siempre me he preguntado porque chingados en vez de darte educación artística en la secundaria, no te enseñan las cosas básicas de la sexualidad, las cuales evitarían jóvenes frustrados porque nadie les dijo que sin gorro no hay fiesta y jovencitas shockeadas de ver por primera vez el cuerpo de un hombre o jovencitas que no saben como poner el condon!

La primera vez es algo muy bizarro que no?? No sabes ni que pedo, todo se da a la velocidad de la luz y esta cabron administrar todas esas emociones, sensaciones, sentimientos……

Lo que si es un hecho es que el dolor es lo de menos, de las cosas más fuertes pues, la neta, la neta es descubrir el cuerpo del otro, porque pues uno ya se conoce sus partecitas, pero ver por primera vez  las partes de la otra persona esta fuerte!

Esto de las primeras veces a mi me producen una especie de extraña sensación de emoción en el estomago, porque todo es tan frenético y excitante!! Lo nuevo siempre es increíble!

Mentiría en decirles que mi primera vez fue fantástica, porque como alguien por ahí comento en post anteriores esto de la sexualidad se va  disfrutando con la práctica, al principio todo es una búsqueda e incógnita…pero después que tal que no nos bajamos del guayabo!!

Pero seamos honestas (os) la primera vez, así lo que se dice la primera vez pues es cuando de pronto descubres que existe una cosa que se llama orgasmo, esa cosa que de pronto te despega del suelo, te quita dolores, te nubla la vista, te agita, te mataaaa!!! Iuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu

Oh si recuerdo mi primera vez, en serio lo recuerdo…pero les puedo decir que lo mejor vino después…………

Cinco reglas para la primera vez

15 Dic

Por azahares del destino, tengo mucha experiencia con este tema de la primera vez. No, no es que mienta y siempre diga que es la primera, sino que como empecé antes que mis amig@s (porque ell@s se tardaron, que no porque yo empezara antes, que en realidad me demoré bastantito en inaugurar aquellito).

Como la práctica hace al maestro, compartiré hoy las cinco reglas para la primera vez (y no necesariamente me refiero a la virginidad, porque como dijo Carrie, de repente con cada nuevo es una nueva primera vez):

1. El principio de los Boy Scouts: Siempre estar preparado. Aunque uno pueda parecer obsesivo, hay que revisar que los detalles no arruinen lo que puede ser una experiencia muy padre. A la mano tiene que haber, como mínimo, anticonceptivos (la responsabilidad es de los dos), lubricante y aditamentos para limpieza. Si uno se quiere esmerar no sobran los snacks (para el monchis que luego da tremendo), cigarros, bebidas, juguetitos, chones lindos y demás, según gustos. Y de paso, ya que andamos en los detalles, siempre checar no traer un hoyo en los calcetines o descosidos los calzones.

2. El principio Don’t kiss and tell. Esta expresión gringa, que se traduce en algo así como “no beses y luego lo cuentes”, es fundamental, y yo la uso para señalar tres cosas en los que uno se tiene que fijar indiscutiblemente cuando elegimos a la persona en cuestión (que llamaré Fulan@ de aquí en adelante): 1. ¿Voy a recordar con cariño a Fulan@ en 5 días, 5 meses, 5 años? Si la respuesta es sí, adelante. 2. ¿Fulan@ va a salir corriendo a contarle a alguien lo que pasó? Si la respuesta es sí, piénsalo dos veces. 3. ¿Fulan@ seguirá ahí a la mañana siguiente o después que acabemos se le olvidará mi nombre? Sobran explicaciones para esto.

3. El principio de las Bienes Raíces: Ubicación, ubicación, ubicación. Para la primera vez es súper importante considerar dónde se va a pecar (pecar, jijiji). Independientemente que sea hotel o casa, para la primera siempre siempre siempre será mejor un lugar donde: no haya posibilidad de que te interrumpan, que puedas hacer ruido sin problemas y donde uno pueda experimentar sin complicaciones (y sin que te arresten). Una vez que se supera esta etapa, ya se puede aventurar uno en coches, tiendas, parques y demás, pero para la primera, mejor si fijarse en dónde. 

4.  El principio del dolor. Lo más probable es que duela. La primera, la segunda y de repente hasta la tercera vez, y  no necesariamente me refiero al dolor físico (aunque para la primeravezinauguracióndeaquellito probablemente si duela). El asunto es así: tenemos, debido a la idea generalizada de que el sexo es maravilloso, altas expectativas sobre cómo deben y cómo no deben ser las relaciones sexuales y cuando no pasa como lo imaginamos nos frustramos. La primera vez suele ser más una cuestión de exploración que de concresión y eso puede ser muy bueno y disfrutable, mientras estemos plenamente conscientes de que eso puede pasar. También hay que tener en cuenta que a veces las cosas no funcionan, porque uno está indispuesto o nervioso o tiene miedo, y eso no lo  hace necesariamente malo, sólo es parte del proceso de conocerse, pero para evitar frustraciones hay que considerar que puede pasar lo inesperado.

5. El principio de la reciprocidad: me cuido, te cuidas, te cuido, me cuidas. Esta va al último porque es una combinación de todas las anteriores. Cuando es la primera vez tenemos que estar conscientes de que una relación sexual es de dos y para eso es muy importante  entender que son dos personas separadas que deben de ser responsables de sus actos, deseos, necesidades e intereses, pero que también son dos personas juntas emprendiendo algo en conjunto y por lo tanto, hay corresponsabilidad en todo lo que se hace y se deja de hacer.

Ya pues. Con responsabilidad todo es más bonito. Disfruten. 

Disclaimer: Esta lista está pensada para la primera vez romántica, así que si lo suyo es el acostón de una noche, lo más probable es que ninguna de éstas cuente mucho, excepto la parte de los anticonceptivos y cuidar que no los arresten.

La primera vez nunca se olvida

14 Dic

Auuuuush! Este blog se está poniendo candente! Sí, leyeron bien. El tema de esta semana es la primera vez!

Casualmente, hace unos días, una mujer cercana a mí, me confió que por fin sucedió su tan esperada primera vez y yo súper emocionada le pregunté que cómo había estado? Le había gustado? Cómo sucedió? Quería saberlo todo!

Ella, evidentemente, parecía emocionada por iniciar su vida sexual, sin embargo me respondió no muy convencida, que había estado bien, pero no fue como se lo había imaginado. “Estuvo equis”, me dijo.

Y entonces me puse a pensar que nosotras las mujeres idealizamos muchísimo la primera vez. Creemos que será con el hombre indicado, con el que nos ama, habrá velas por todos lados, pétalos de rosa, música romántica y que nuestro hombre nos tratará como la mujer de sus sueños y nos hará ver fuegos artificiales del placer que nos provocará… y la verdad es que la primera vez es rara, es incómoda, es nerviosismo, algo nuevo, no sabes ni cómo, ni por dónde, ni qué te gusta, ni que no.

A pesar de esto, hay una combinación que resulta maravillosa para la primera vez: Los dos primerizos y AMOR de por medio. Si existen estos dos factores la primera vez resulta todo un proceso de aprendizaje, de descubrimientos, de crecimiento como persona y como pareja. La verdad yo fui muy afortunada en este sentido. Para mí sí fue hermoso pero me (nos) tomó muchísimo tiempo “agarrarle la onda” jeje.

En estos tiempos, puedo asegurar que no sólo se tiene una primera vez, se tienen varias. Hombre diferente=primera vez diferente. Pero siempre resulta sorpresivo, ya que no sólo los cuerpos son diferentes, sino también las mentalidades, las técnicas, los sonidos, el ambiente, las palabras… Pero lo que sí es seguro es que las primeras veces resultan extrañas (desde mi punto de vista).

Sin más, mi humilde opinión de la primera vez (la primera de todas) es que todo es nuevo, vas descubriendo poco a poco a la otra persona, pero a la par vas descubriendo en ti esa faceta tan hermosa que todo ser humano lleva dentro: tu sexualidad. Es mágica, si hay amor, aunque eso no asegurará que tendrás el mejor orgasmo de tu vida.

Definitivamente pienso que la primera vez debe suceder cuando estás ENAMORADA hasta los huesos (y correspondida), porque si algo es seguro es que la primera vez nunca se olvida y que mejor que tener un bonito recuerdo que permanecerá durante toda la vida.

I wanna know what love is!

11 Dic

Hola a todos! Gracias a Dios ya es viernes, después de una semana de mucho trabajo llega el momento del relax! Lo confieso, con ésta van 3 veces que suprimo un parrafo como de 4 renglones, ¿por qué? Simplemente no tengo respuesta para el tema de la semana… ¿que si conozco el amor? En partes, amo a mis padres, mis hermanas, mis sobris, familiares y algunos amigos. En este tipo de amor no me puedo quejar he sido correspondida.

El amor “del otro tipo” simplemente me ha mirado, me da ha dado una probadita, me ha dejado percibir su olor y cuando apenas empiezaba a notar lo dulce que pudo ser me lo arrebataron. Asi de simple.

Creo que debe ser algo asi como el de Noah en el Dario de una pasión, algo valiente; sin pensar mucho; es cuestión de desición. Eso es, creo que el amor es valentía, es atreverte, es apostar por alguien a quien no conoces porque simplemente logra que al despertar inclusive antes de abrir tus ojos estés pensando en el. 

Es recordar a la otra persona y que cuando te das cuenta traes una cara de idiota a punto de babear y la gente a tu alrededor te mira con compasión porque saben que “la flecha del cupido” no solo te atravesó sino que te dejó como figurita de origami.

No creo que sea el hecho de regalar cosas, de ser “todo miel” eso a la larga empalaga, para mi lo importante es lo que habla por si solo, lo que el silencio grita y dice a la gente al rededor de 2 personas que se aman.

Es distinguir su voz en medio de la multitud, es recordar sus ojos con detalle, es sentir sus manos tomando mis manos aunque estén lejos de aqui, es haber empezado este post sin saber que decir y acabarlo describiendo lo que se espera de alguien en especial.

 Aún asi, yo si creo en el amor… todo es cuestión de fé.

A %d blogueros les gusta esto: