Archivo | diciembre, 2009

Mientes tan bien

23 Dic

Oh oh!! este tema si me acalambra, la verdad es que tengo temor de escribirlo, porque podria percibirse un tanto descarado, valemadrero..pero pues ay voy.

Mentiras, las mujeres mentimos todo el tiempo, cuanto pesas? cuantos años tienes? tuviste un orgasmo? eres fiel? etc. mentimos en todos los ambientes donde nos desenvolvemos, con las amigas, con el chilorio (os), con la familia, es algo digamos como el pan de cada dia.

El pedo real es cuando como dice novatita, no puedes sostener mas las mentiras y a las personas que afectas con ellas.

En lo personal yo aveces siento que miento como una especie de autodefensa, me cagan los dramas y los pedos, prefiero mentir tantito y evitar tardes de peleas, de dramas, de mamarrachadas.

En cuestiones amorosas he hecho de la mentira una herramienta eficaz de encubrimiento del delito, mentiritas piadositas que me han traido dias y dias de diversion y diversidad, pero lo confieso es degastante mentir, porque luego uno ni se acuerda de lo que dice y por lo general uno mismo se ensarta!

En cuestion Amistad, pienso que entre mujeres nos mentimos mas, no se si es por no lastimarnos o por perras, no lo se….

La mentira oh divina salvacion que a la larga cuesta cara, pero la neta, la neta: LO BAILADO QUIEN LO QUITA??

 

QUE TENGAN UNA FELIZ NAVIDAD! LOS QUIERO!!

Mentiras!!! tu me enamoraste a base de mentiras!!!!

23 Dic

Para mentir, se debe tener buena memoria…

Todos en alguna ocasión hemos dicho alguna mentira… y más cuando se trata de pareja porque cuando estas conquistando o te estan conquistando mientes cuando menos un par de veces… sin embargo esas mentiras no son como muy recordadas o recriminadas… las mentiras horribles son las que lastiman tanto a tu pareja como a ti mismo. Las que siempre traen consigo un sentimiento de traición.

Hay personas que ya son expertas en la materia y que ni siquiera se dan cuenta… el limón por ejemplo, miente todo el tiempo pero él ya ni lo percibe y hasta se cree sus propias mentiras.

Yo tambien fui alguna vez de las mujeres que mienten con su pareja y es de las cosas más horribles que me han sucedido, me converti en la persona más nefasta y más egoísta porque cuando dices una mentira ya no hay limites para sostenerla y entonces ya no solo mientes a tu pareja, sino a tus amigos, a tu familia y por supuesto, lo peor, a ti mismo.

Pero hay un Dios que todo lo ve… y les puedo asegurar que por cada mentira que dije, años despúes las pague con lágrimas de amargura muchisimas noches en que mi llanto no tenía fin, pero OJO, eso no fue nunca ningún consuelo para las personas a las que les mentí. 

Recordemos que el verbo crea… y las mentiras que dije lastimaron. Nada subsana una mentira. 

De manera que hoy trato de vivir mi vida siendo impecable con mis palabras, no prometo si no estoy segura de cumplir, no digo si no siento, no beso si no quiero.   

Que tengan todos una muy feliz navidad!!!! que Dios los colme de muchas muchas muchas bendiciones!!!!!

Por favor, miénteme

22 Dic

Es un hecho: en las relaciones amorosas hay mentiras. Aún en las relaciones más comprometidas. Y no es que sea una relación deshonesta, es que, en ocasiones, queremos que nos mientan. Si no me creen, para muestra bastan unos cuantos botones:

1. “¿Me veo gorda? ¿El amarillo se me ve bien? ¿Es demasiado maquillaje?” Ante estas preguntas, pocos hombres dirán “No”. El hombre promedio contestará una mentira, sea por instinto de supervivencia o por evitarse una pelea, aunque la respuesta diste mucho de la verdad. Y es que, además, hasta donde yo sé, ningún heterosexual contesta: “Claro que te ves gorda porque te acabas de tragar una torta de tamal, una concha y un atole”, “El amarillo es un color horrendo que se le ve mal a 9.5 de cada 10 personas y debería de prohibirse en la ropa” y “Claro que es demasiado maquillaje, con la cantidad que traes un circo podría abastecerse un mes”.

2. “¿Disfrutas mucho el fútbol?, ¿le vas al América/Steelers?, ¿Te parece que el box/toros/nascar  deberían llegar a las Olimpiadas por lo magníficos que son?” Son preguntas a las que los hombres esperan les mientan. No es que las mujeres no disfruten los deportes, pero son pocas las mujeres que prefieren pasarse todo el fin de semana aplastadas en un sillón viendo la tele, aunque sí son muchas las que mienten para complacer al galán.

3. “Mis amigos son también sus amigos”. La cosa está así: los amigos están ahí, para cualquiera de los dos involucrados, antes de que la relación empezara y seguirán después que la relación termine. A menos que sean amigos mutuos, conocidos de antes de empezar la relación, lo más probable es que si la relación termina, los que eran amigos de uno de los lados, dejen de frecuentar  al otro, por más que hayan logrado desarrollar una relación de aprecio. Y es que, en el caso más civilizado, no puedes esperar que la amiga chef de tu ex te siga cocinando macarrones cuando le acabas de romper el corazón al otr@, por más que antes haya desarrollado una variedad especial para tí.  

4. “Te voy a querer para siempre y no me voy a ir nunca”. Esa es la peor de las mentiras. Siempre y nunca son mucho tiempo, y el amor y las relaciones pueden desgastarse y terminar (o aunque no terminen, la gente se hace vieja y muere y se acabó la historia). Además, el decir “siempre y nunca” nos condiciona a un futuro no existente y por eso se me hace pésima idea decirlo, porque aunque en ese momento se sienta, es una promesa que no se puede cumplir, aunque uno esté de lo más dispuesto a hacerlo. Por eso, mejor querer hoy y comprometerse y trabajar para que al día siguiente, el querer permanezca.

Y bueno, que estos son casos un poco más inocentes, porque a veces, incluso esperamos que nos mientan en situaciones más dolorosas. Si no, pregúntenle a Yury cuando pregunta: “¿Es ella más que yo?“.

Miénteme Pinocho!

21 Dic

Jajajajajaja, que risa me dio el título que le puse a esta entrada, jajajajaja. Bueno, ya, perdón ando de simplona, entremos en materia: Las mentiras.

Indudablemente todos sabemos que las mentiras no son buenas, que hay que evitarlas, que es horrible cuando te mienten, te sientes engañado, decepcionado, frustrado, impotente…

 

Desde que era chiquita, recibí la educación de siempre decir la verdad, por muy dificil o dolorosa sea, sin embargo crecí en una mentira, así de facil. Y cuando la verdad salió a la luz dolió y dolió mucho! Tanto que las consecuencias las sigo pagando (yo, como hija).  Por lo tanto he aprendido que una mentira a grandes escalas, puede involucrar muchos sentimientos, consecuencias, traumas, resentimientos, rupturas familiares, vidas enteras.

Ahora, que estoy más grandecita y que ya alcanzo el timbre jajajaja, me doy cuenta de que las mentiras en ocasiones son necesarias, lo acabo de descubrir, pero hay de mentiras a mentiras… Yo creo que se valen las mentiritas que no te hacen daño, ni tampoco lo hacen a terceros.

Están las mentiritas piadosas, que sirven para matizar algún aspecto de la realidad, ya que no quieres dañar a tu intelocutor, por ejemplo: Eres el primer hombre en mi vida; me encantan tus besos; también te amo; voy a tomar café con mis amigas (cuando en realidad vas a ver a otro hombre, suciaaaas); no estás gorda; tu novio no es feo, sólo es incómodo de ver, jajajaja (bueno, omitan lo de incómodo de ver).

 

También hay mentiras diplomáticas, que tienen el propósito de hacer sentir bien a la persona en cuestión. Son palabras de cortesía que uno no siente pues, pero te ayudan a interactuar amablemente en sociedad, por ejemplo: qué bien te ves hoy; me encanta tu blusa; te hiciste algo en el cabello? se te ve increíble; me dio mucho gusto verte, espero nos tomemos un café en estos días; muchas felicidades, me da mucho gusto por ti.

Y las mentiras necesarias (sonó a hashtag de twitter: #mentirasnecesarias jeje) que te evitan muchos problemas y que en cambio si dijeras la verdad ardería Troya y repito NO LE HACEN DANO A NADIE, NI A TI MISMO, por ejemplo: Mamá, voy a quedarme en casa de una amiga (cuando en realidad te vas con tu pareja, pero sobra decir que aquí tenemos la responsabilidad de PROTEGERNOS a nosotras mismas, saben a lo que me refiero, condoncito pues); claro que no papá, nunca he tenido relaciones sexuales (pa qué preguntan eso los papás, para empezar); estoy en desacuerdo con el aborto (cuando crees que la mujer tiene derecho a decidir); peso 60 kg; voté por el PRI (y la verdad es que votaste por el Peje); compré mi cartera en Louis Vuitton de Presidente Masaryk, jajaja, cosas así sin importancia que a veces uno no quiere que la gente se entere, porque se escandalizarían y no tendría caso aventarte una discusión de dos horas, tratando de persuadir al otro para que piense igual que tú o para que tú pienses igual que ellos.

En resumen, pienso que hay mentiras que se valen, por muchas razones, por evitar una discusión, por agradar a alguien, por no herir, etc, pero en el momento en que esa mentira te lleva a otra y a otra y a otra, es tiempo de detenerte.

Antes de mentir deberíamos pensar: Esto que voy a decir, qué consecuencias conlleva? Si son buenas o son insignifcantes, se vale. Si son malas, mejor no digas nada o di la verdad, no tenemos derecho de jugar con los sentimientos, ni con la vida de los demás.

 

La primera vez que…

18 Dic

Con estos temas me voy a volver loquita!!! (Más de lo que ya estoy) jajaja. Es más, ya tengo el cuello torcido jajaja (Carrie, omití lo del cheeto… ups! Lo dije!!) Bueno pasemos al tema de la semana. Me enfocaré un poco en la poca experiencia para poder da una opinión al respecto.

Hay dos formas de iniciar o terminar una historia: como debería ser y como es. Recuerdo la primera vez que lo vi, entró y se sentó en la silla justo frente a mi; me dijo su nombre y posteriormente me contó quién era él. Yo estaba escuchándolo y al mismo tiempo me preguntaba a mi misma “y a éste quién diablos le pidió su presentación??” pero tampoco dejaba de observar sus brazos. Su piel blanca y su cabello negro me parecieron encantadores. No dejaba de hablar. Tiempo después nos hicimos tan amigos que no me di cuenta cuando me empezó a gustar. Lo supe el día que estábamos afuera del centro comercial y noté el color en sus ojos y se lo dije con mucha emoción “¡¡¡tus ojos son verdes!!!”.

 Así empezamos algo así como amistad que todos a nuestro alrededor calificaban como noviazgo, todos menos nosotros.

Cuento esto porque el día que mis amigas me preguntaron acerca de qué pensaba de la primera vez les contesté que pensaba que debería ser algo, hermoso, con la persona que amas y que te ama para juntos descubrir, experimentar y… todo eso con lo que las mujeres soñamos.

Definitivamente estoy de acuerdo, a veces idealizamos bastante el cómo serán ciertas cosas y en materia de relaciones creo que es una de las cosas de las que más expectativas tenemos.  Como lo dije en mi presentación no tengo mucha experiencia en el tema, pero coincido con conejito: hay que fijarse muy bien con quien vas a experimentar la inauguración. En mi caso lo amaba, lo amo. En su caso soy su amiga “excluyendo” lo que pasó. Y es aquí donde hay que aprender a diferenciar entre amigos y “amigos”.

Si lo vemos desde el punto de vista “Lo que debe ser” no se deberían experimentar estas cosas con un amigo, y si lo vemos desde el punto de vista “Como es” para mí fue bueno. ¿Por qué? Porque él es mi amigo, porque me quiere, porque nunca me haría daño. Porque me esperó sin reclamar tiempos. Porque me dijo que me amaba hasta que le creí. Y porque las cosas no siempre son como deberían ser, porque de lo contrario hoy seguiría preguntándome cómo sería si él y yo estuviéramos juntos.

Creo que las cosas deberían pasar COMO DEBEN SER, con la persona que amas, que igual te ama a ti y en el tiempo y el lugar correcto. Bien hechas, con formalidad. Si, suena anticuado tal vez; pero por amigas mías sé que el hacer lo contrario en muchas ocasiones te lastima, te destroza.

No basta amar, hay que ser responsables y realistas. El amor duele, duele resistirte cuando amas tu sola porque la otra persona solo te quiere. Pero al final te das cuenta que es lo mejor, porque cuando por fin encontraste a la persona que siente lo mismo por ti y lo hace contigo por amor igual que tú; es entonces cuando valoras el esfuerzo de haberte resistido a “una cara hermosa y un cuerpo de dios (a)”.

Si… a veces pienso a la antigua, pero sólo pienso porque acabo haciendo las cosas que no deberían ser pero que son.

Saludos!! Buen fin de semana!

A %d blogueros les gusta esto: