Patadas de ahogado

27 Jun

Hola, mis niñas hermosas:

Hace unas semanas, una persona muy allegada a mí, me platicó que un matrimonio que conocemos se estaba desintegrando.  Era bien sabido que el esposo siempre le fue infiel a su esposa, pero ésta llegó a su límite y decidió salirse de su casa. Él la demandó por abandono de hogar, está peleando la patria potestad y custodia de sus hijos, les compra regalos para tenerlos de su lado y por si fuera poco, ha estado hablando pestes de su ex-mujer con toda la gente, les cuenta que se está acostando con otro hombre, que ya no lo satisfacía en la cama y que era una desobligada con sus hijos.

La gente está escandalizada. ¿Cómo una mujer tan decente pudo acostarse con otro? Todos la juzgan. Nadie sabe las verdaderas razones que tuvo ella para hacer lo que hizo, pero su aún esposo se ha encargado de desprestigiarla . ¿Cómo es posible que una relación tan bonita y sólida haya terminado de esta manera?

Comencé a pensar si conocía alguna otra pareja que hubiera terminado de esta manera y me llevé una gran sorpresa al darme cuenta de que son muchos los casos en donde el hombre termina dando “patadas de ahogado”. Incluso, en alguna ocasión me sucedió a mí, por eso me atrevo a escribir acerca de esto.

Les explicaré más a fondo a lo que le llamo “patadas de ahogado”:

Generalmente se da cuando existe una relación amorosa, donde una de las partes somete a la otra (casi siempre el hombre, a la mujer) de diferentes formas ya sea física, mental, emocional o económicamente. Generalmente, la parte sometida soporta esta situación durante algún tiempo, pero tarde o temprano toma la decisión DEFINITIVA de terminar con la relación. Es en este momento cuando el que sometía se siente vulnerable, traicionado, herido en su orgullo, en su hombría, se siente débil, derrotado, ignorado, señalado por la sociedad, etc, porque YA NO TIENE EL CONTROL SOBRE SU PAREJA.

Esta situación lo hace transformarse y sacar lo peor de sí mismo. Su sed de venganza es inagotable y hará lo que sea necesario para DESTRUIR a su ex-pareja. Éstas son las patadas de ahogado, es decir, los últimos intentos desesperados para sobrevivir, para salvar su orgullo.

Y, Ovulitas, aquí es donde nosotras debemos tener muchísimo cuidado, porque un hombre con el orgullo herido nos pegará donde más nos duela, recuerden que fue nuestra pareja y nos conoce perfectamente. Espérense lo PEOR, por ejemplo:

  • Que hable mal de ustedes o ventile intimidades, con su familia, amigos y conocidos, como en el caso que les conté al principio.
  • Que revele fotos o videos íntimos en redes sociales o en algún medio de comunicación masivo, pregúntenle a Michelle Vieth.
  • Que le tire la onda o se acueste con tu mejor amiga. Habiendo tantas mujeres en el mundo, elige a tu mejor amiga, ¿por qué? para que te enteres y te duela. Pero si ella es realmente tu amiga no hará nada que pueda lastimarte, así que este punto da un poco de risa, JAJAJAJA (y lástima).
  • Utilizará el recurso de la palabra para confundirte y herirte, por ejemplo: Que eres una golfa, insegura, depresiva, psicópata, gorda, fea, fodonga, que nunca llegarás a ser alguien sin él, que no vales nada, eres una fracasada, que no tienes nada en el interior, ni en tu cerebro y que eres hueca como una maceta. Aquí el tip es no darle importancia a sus palabras, acuérdense que son patadas de ahogado y hará lo que sea para destruirte. Las palabras se las lleva el viento, deséchalas.
  • Te dirá que una noche lluviosa, cuando terminaste con él, se fue caminando por un callejón oscuro, lo secuestraron, lo golpearon y lo tiraron inconsciente por las afueras de la ciudad; se regresó caminando y pensando en todo el mal que te hizo. Vio la muerte de cerca y ya aprendió la lección, una luz divina lo iluminó y milagrosamente comenzó a valorarte.
  • Recurrirá a las instancias legales para demandarte por pensión alimenticia, abandono de hogar, violencia doméstica, adulterio, patria potestad y custodia de los hijos.
  • Te amenzará con suicidarse si lo dejas, porque no puede vivir sin ti, etcétera.

En todos los casos, él está buscando que te arrepientas durante toda tu vida por haberte atrevido a dejarlo, quiere que te sientas culpable, quiere verte regresando hacia sus brazos pidiendo perdón y que nunca más lo desafiarás, quiere seguir teniendo el mando y para ello aplica estas estrategias o estas patadas de ahogado.

Lo más importante es que nosotras estemos muy conscientes de lo que está pasando, de lo que pretende y de lo que hará para conseguirlo. Debemos tener bien claro nuestro objetivo que es romper con ese círuclo vicioso de violencia física o emocional, salvar nuestra dignidad e integridad. Para ello debemos ser fuertes, asesorarnos de los profesionales adecuados, como un abogado en el caso de las denuncias ante las autoridades y en los demás casos tomarlo con calma, ocuparnos de rehacer nuestra vida con una nueva pareja, un empleo; apoyarnos en nuestra familia y amigos y REIRNOS de esta situación. Que todo se te resbale, por más que haga este macho, no te derrumbes, sé fuerte e ignóralo.

Vive tu vida, date cuenta que él no tiene una vida propia, que eras lo mejor que pudo pasarle y por eso se aferra a ti. Sólo recuerda que las patadas de ahogado no durarán mucho tiempo, tarde o temprano se va a ahogar por completo o alguien lo salvará, pero ese ya no es tu problema.

Les deseo paz a todos aquellos “ahogados” que se dieron cuenta demasiado tarde del mujerón que tenían, ojalá para su próxima relación sepan respetar y valorar lo que tienen. Recuerden que un verdadero hombre no toca a ninguna mujer ni con el pétalo de una rosa, ni lastima su integridad de ninguna manera. Ustedes vienen de una mujer y posiblemente tendrán hijas, piénselo porque todo lo que hagan se les puede regresar multiplicado.

Y a ustedes, Ovulitas, les mando un abrazo con todo mi cariño y a echarle ganitas. La vida les pagará todo el tiempo que perdieron y todo lo que sufrieron, eso está comprobadísimo. No todas las relaciones terminan así, solamente que en esta ocasión nos topamos con el hombre equivocado, pero nunca es tarde para comenzar de nuevo.

¡Fuerza, Ovulitas!

Anuncios

9 comentarios to “Patadas de ahogado”

  1. sexoso!! 27 junio 2011 a 10:54 AM #

    muuuuuy bueeeen post!
    Jeje segun yo jamas he dado patadas de ahogado..
    Pero es bueno saber de esto por que pasan las cosas y tu ni te das cuenta..! Jeje pero ahora ya se.. Que cuando estas dando..
    Un abrazo carrie! Muy buen post! Y mira que el mio va un poquito relacionado el tuyo..

    Sexoso!!

  2. Carrie Bradshaw 27 junio 2011 a 1:11 PM #

    Qué bueno que no des patadas de ahogado, Sexoso, porque los hombres que son así son PATÉTICOS.

    Ya quiero leer el tuyo, para debatirte tus puntos, jajajaja, no te creas, es con todo cariño y respeto.

    Saluditos.

    • ovulitoblog 27 junio 2011 a 2:58 PM #

      jajajaja yaa see tuu siempree vas encontraa!! de lo que yo opino! jajaj pero estoy seguro que en estee te vas a quedar con la boca abierta! lo presiento! jaja

      SEXOSO!!

  3. NENURRIA 27 junio 2011 a 5:49 PM #

    Wow muy bueno !! y tienes toda la razón debemos tener cuidado con ese tipo de actitudes por que a veces si les funcionan y llegan a confundirnos pero abusidadillas !!!!

  4. Karla 27 junio 2011 a 8:34 PM #

    Wooooooooooo lo mas importante aqui es en verdad sacudirse de esas remoras. Pero suele pasar q las mujeres q soportan tanto drama son mujeres con pedos de autoestima e inseguridad. Y volvemos a lo mismo como ayudas a alguien que no se ayuda…..pero si se puede! Por dios que si!

  5. Carrie Bradshaw 28 junio 2011 a 1:27 AM #

    Así es, chicas, a veces llegan a confundirnos y preferimos darles otra oportunidad para evitarnos problemas, pero lo que ya no funciona ni aunque le des mil oportunidades. Como dice Karla, hay que tener autoestima y seguridad para romper con estos círculos viciosos.

    Si hay taaaantos hombres en el mundo, ¿para qué estancarnos con uno de estos? #huevamil, jajaja.

  6. bertha valdez 28 junio 2011 a 12:35 PM #

    Que excelente post. Vaya que si es dificil vivir una situacion asi, fui participe de ella y pues si el vaso derramado ya no lo recuperas, pero la actitud ante las vicisitudes de la vida, de que lo que no te mata te fortalece es lo que en ralidad vale. Tengo la fortuna de haber salido avante con dos hijos maravillosos. No he cantado victoria pero lucho dia a dia por ella.

  7. Carrie Bradshaw 28 junio 2011 a 12:54 PM #

    Bertha, me da mucho gusto recibir tu comentario, porque sin duda tienes más experiencia que nosotras y tu testimonio es muy importante para mostrarle a todas las demás chicas que sí se puede. Es dificil y como dices hay que luchar día con día, pero al final esta experiencia te hace más fuerte.
    Gracias por tus palabras.
    Te mandamos un abrazo.

  8. Manú 14 enero 2013 a 8:15 AM #

    Saludos a todas

    Buen tema, pero un poco triste, triste por ver que dos personas se prometieron amor eterno y estar juntos en las buenas y en las malas y se mintieron uno al otro.

    En tu post describes las consecuencias de un problema, más no hablas del problema en sí y por supuesto no mencionas para nada que lo mismo y más hacen las mujeres. Hasta hay una película de este tema que se llama Kramer contra Kramer y otra que se llama durmiendo con el enemigo.

    Es triste ver las estadísticas de divorcios (En México) pero me imagino que es más o menos lo mismo en cualquier país, Ovulitas se han pregunto ¿Por qué existe hoy en día esa tasa tan alta de divorcios (75-80%)? Alguna podrá decir es que las mujeres ya no nos dejamos o siempre ha sido así pero antes no se sabían esas cosas o la mujer de hoy ya no está dispuesta a cargar con esa cruz el resto de su vida, pero entonces si estos argumentos fueran del todo ciertos ¿Por qué el 80 % de las parejas que viven en unión libre y se casan, solo el 5% termina divorciándose?

    Qué gran contraste no creen, sería interesante averiguar porque esto es así. Pero lo peor de todo y nadie toca el tema ¿Cómo afecta esto a los hijos si los hay? En primer plano si existe violencia física o intrafamiliar entre los padres y en algunos casos hacia los hijos lo mejor momentáneamente es poner tierra de por medio (distancia), pero y luego ¿Qué?

    Cuando empezamos a utilizar la violencia física, para controlar a una persona o cuando permitimos que la utilicen con nosotros, puede volverse parte “normal” de nuestra vida. Se considera violencia, cualquier tipo de agresión, que no sea accidental, en la que se usa la fuerza física o psicológica. La verdadera razón, es el deseo de tener un total control sobre la o las otras personas de la familia y lastimar sin que tenga necesidad de hacerlo, simplemente por sentirse fuerte y poderoso (a).

    Etapas del abuso físico.

    La violencia hacia la pareja, en donde hoy en día es a la par tanto para la mujer como para el hombre, se da en tres etapas:

    1. La acumulación de tensiones.
    2. Crisis o episodio agudo de violencia.
    3. Arrepentimiento y reconciliación.

    La acumulación de tensiones:

    Esta etapa empieza, casi siempre, como una pequeña irritación o malestar en el golpeador, que empieza a golpear objetos, aventar puertas, etc. Estas acciones, aparentemente le sirven para descargar parte de la tensión que va acumulando, pero pronto se convierten en abuso verbal y físico. La victima busca causas externas que le permitan justificar las agresiones y trata de evitar o modificar dichas situaciones. El agresor no intenta controlarse, porque está convencido de que su enojo está justificado. Sin embargo, sabe que su conducta no es apropiada, por lo que su inseguridad, temores, celos, etc., se refuerzan.

    Crisis o episodio agudo de violencia:
    La víctima está convencida de que es inútil tratar de escapar o de evitar las agresiones, por lo que piensa que la mejor actitud es la de no ofrecer resistencia. De hecho, cuando la víctima cree que la violencia es inevitable, trata de provocarla, de manera inconsciente, para terminar con esa situación y con el temor que está viviendo y así, permitir que regrese la calma.

    Sus acciones, en cuanto a buscar ayuda o a abandonar a su pareja dependen, principalmente, de:

    La vinculación afectiva con el agresor, el miedo a las consecuencias, el daño y amenazas hacia ella o sus hijos, vivir con la esperanza de que no vuelva a suceder y el “arrepentimiento” de su pareja.

    Arrepentimiento y reconciliación:
    Durante este periodo, el agresor manifiesta su arrepentimiento con palabras, acciones o regalos y la promesa de que no va a volver a suceder. De hecho, se le conoce como la etapa de la “luna de miel”, por el aparente cariño y preocupación que el agresor muestra hacia su pareja. La víctima necesita creer que su pareja realmente ha cambiado. Esta fuerte necesidad la lleva a creer, que el amor que siente por su pareja puede superar cualquier problema y que con una actitud adecuada, puede ayudar a su pareja, creándose así, una situación de codependencia.

    Por último para terminar, no me gusta extenderme mucho pero creo que es importante es conocer las características del agresor y de la víctima:

    El abusador es: Controlador, manipulador, posesivo, tiende a tener una muy baja autoestima, se siente inferior a su pareja, en algún aspecto, tiene poca capacidad para controlar sus impulsos, está siempre a la defensiva y con frecuencia, aunque no necesariamente, viene de hogares en donde la violencia era lo “normal”.

    Puede tener miedo de perder a su pareja o familia y enmascara sus temores con la ira.

    El problema real está relacionado con la intensa necesidad de sentir el poder y el control, por lo que un manejo enfocado en el control del coraje no es la solución.

    ¿Qué sucede en el abusador?: Niega la gravedad del problema, cree que si la violencia es “de vez en cuando” no significa ningún problema, justifica sus acciones culpando a la pareja, diciendo que ella o él lo provocó, que él o ella es la verdadera víctima, si viene de hogares con violencia, puede ser la única manera que conoce para resolver los problemas, está convencido (a) de que no es malo (a), pero que perdió el control, y que su pareja, que ya lo conoce, debería haber evitado su enojo, se justifica diciendo que el alcohol o x cosa le hizo perder el control.

    Manú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: