Archivo | febrero, 2012

¿MI MAYOR BIEN?

28 Feb

El fin pasado fui a un taller de “Ángeles” y mientras escuchaba algunos testimonios me dije a mi misma: “ya nos perdimos xD”. Hasta dudé que mi asistencia hubiera sido “correcta”, yo por supuesto creo en la energía y sí considero lo espiritual importante en mi vida, pero uno no suelta a veces la “materialidad”. Al final supe que sí había estado en el lugar correcto.

Me fascinó la parte histórica, la visión de las distintas religiones sobre el tema, y sobre todo entendí un concepto, que si bien ya había escuchado, hasta ahora he aterrizado:

“Mi mayor bien”

Muchas veces uno está de verdad perdidisimo, y comenzamos a ver el lado negativo a todo, sobre todo cuando pasa algo “demasiado malo”, pero al final sólo son sucesos que ocurren porque tienen que pasar para que aprendamos algo (bueno o malo) pero que siempre nos hará crecer.

A eso es a lo que podemos llamar “nuestro mayor bien” o así lo he interpretado yo. El fin de cada uno de nosotros es la evolución y en el proceso de crecimiento  no todo puede ser “bonito, suavecito, rico”… debe haber de todo para tener puntos de referencia y comparación, y todo lo que ocurre es para “nuestro mayor bien”

Para que aprendamos todo aquello que debemos saber y llegar a ser o estar en un futuro como lo hemos deseado… entonces tenemos que pasar lecciones, como exámenes en la escuela.

Incluso  las enfermedades ocurren para nuestro mayor bien, aunque en el proceso sea difícil de entender, éstas nos humanizan, nos hacen reflexionar o revalorar. También las pérdidas o las separaciones. Cada cosa que ocurre en nuestra vida es para darnos una lección para mejorar.

El problema está en cuando no aprendemos, pero eso ya no es cosa de la vida, depende de cada uno de nosotros.

Yo dejo de escribir pensando en todo aquello que ha sido repetitivo en mi vida, porque supongo que son las lecciones que no he aprendido.

Gracias y que tengan una excelente semana. Namasté!

Cerrando Circulos.

23 Feb

Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto. Cerrando círculos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó tu trabajo?, ¿Se acabó tu relación?, ¿Ya no vives más en esa casa?, ¿Debes irte de viaje?, ¿La relación se acabó? Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente “revolcándote” en los por qué, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste va a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente…

El pasado ya pasó. No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú… Suelta el resentimiento. El prender “tu televisor personal” para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarte lentamente, envenenarte y amargarte.

La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando “puertas abiertas” por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. ¿Noviazgos o amistades que no clausuran?, ¿Posibilidades de regresar? (¿a qué?), ¿Necesidad de aclaraciones? , ¿Palabras que no se dijeron?, ¿Silencios que lo invadieron? Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos. Dite a ti mismo que no, que no vuelven. Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierra la puerta, da vuelta a la hoja, cierra el círculo. Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático. Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo. Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo. Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.
Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Por eso cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

Hay muchas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escojas, te ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!

Paulo Coelho

SI NO ME QUIERES… NO ES MI CULPA!

21 Feb

Anoche le “rompí el corazón” a un chico, y debo admitir que me sentí bastante mal cuando escuché eso, sobre todo porque me considero una persona “incapaz de lastimar”… ahora entiendo que no tener el mismo interés en “otros” y decirlo no me hace una “mala persona”.

Pero estuve pensando mucho y la parte que he adaptado de no hacer a los demás lo que no quisiera que me hicieran, encajaba con la parte de preferir que me digan que no están enamorados de mí antes de hacerme ilusiones.

También recordé una ocasión en que me dijeron: “no eres tú”, yo la verdad me volví un poco obsesiva, lo sufrí y buscaba las posibles razones por las cuales “no me querían”… ahora sé que la razón no era netamente física, de atracción o intereses, simplemente era porque no podía ser de otra manera, porque no había sincronía.

“Si no me quieres no es mi culpa, no es mi físico, no es lo que pienso, no soy yo, pero tampoco eres tú… sólo no somos el uno para el otro”

A veces nos enamoramos de gente que dista mucho de ser nuestro ideal, y sin embargo el sentimiento puede ser muy intenso y profundo, pero solo ocurre cuando hay un “clic” mutuo, y si no lo hay no es culpa de nadie y nada se puede hacer…

Uno de mis más grandes “innombrables” (retomando el término de Carrie)  jamás me dijo que no estaba interesado en mi, dejaba todo a medias, yo representaba una opción viable, aunque no la primera. Y la verdad hubiera preferido que me dijera “no te vueles” “no me gustas tanto” o cualquier otra cosa, pero nunca lo dijo.

Así que, hay que ser honestas, primero con nosotras y después con ellos. Lamentablemente hay gente que prefiere dejar a miles en “stand by” por si no funciona con el anterior… pero al final todo cae por su propio peso, y uno mismo puede darse cuenta a través de diferentes actitudes cuando el otro no quiere algo en serio con nosotros.

Si el otro no te busca, no te procura, no le interesa nada de ti, no te pregunta si estás bien, si quieres algo, si se pueden ver, si no está cuando lo necesitas… simplemente no está.

Y aunque a veces somos bien inteligentes para esto de las “señales” de amor o no-amor… el problema está en cuando no queremos aceptar cuando no hay nada para nosotros en alguna relación

Y en cuanto a mi situación, me siento mejor sabiendo que fui clara, honesta, congruente entre lo que decía, lo que siento y lo que estoy haciendo.  Supongo que el chico debe estar bajoneado, pero no es mi culpa, yo he pasado por ese mismo lugar y no fue culpa del otro… ahora lo entiendo, simplemente no éramos el uno para el otro, y la gente que nos ama y no logramos amar… también algún día lo entenderá =D

Lindo martes y gracias a todas las que nos leen, es súper emocionante ver que cada día somos más. A todo el blog team felicitaciones!!

Buena vibra, luz y amor!!!!  =)

Todas tenemos un innombrable

20 Feb

Mis queridas Ovulitas:

Hace unos días me encontraba platicando con una conocida acerca de su vida amorosa, cuando de pronto empezó a contarme de un chico con el cual estuvo estancada durante muchos años, sin concretar un noviazgo y del cual estaba completamente enamorada. Mientras ella me contaba su historia, yo asentía con la cabeza y pensaba ¿dónde he escuchado esto antes?

Les apuesto lo que quieran a que todas ustedes tienen un innombrable o, lo que es lo mismo, un Mr. Big.

Entiéndase como innombrable o Mr. Big: Aquel ser de género masculino que huye despavoridamente de todo tipo de compromisos sentimentales, sin embargo, gusta de aparecerse repentina y aisladamente en tu vida haciendo promesas de amor que nunca cumple. Generalmente se desaparece por meses justo después de que accediste a salir con él, tal vez a besarlo o hasta algo más. Vuelve cuando menos te lo esperas y parece saber el momento exacto en el que debe reaparecer.

Esta situación es desesperante, ya que puedes durar involucrada con él, DURANTE AÑOS, es un círculo vicioso que no te deja comenzar una nueva relación porque efectivamente, tú estás esperando que algo milagroso suceda y él se dé cuenta de que con la que quiere estar es contigo.

Si les queda alguna duda, les voy a explicar el ciclo que vienen manejando los innombrables:

  1. Se conocen, se gustan pero él no puede iniciar una relación porque acaba de terminar con una que fue muy importante para él (o bueno, cualquier pretexto es bueno).
  2. Tú sí quieres una relación, así que se lo dices, pero él te dice que le des tiempo y que tal vez más adelante él se sienta más preparado para iniciar algo.
  3. Te sigue buscando, te habla por teléfono, te pide que salgan, y tú aceptas.
  4. Después, ya en las salidas, actúa como si quisiera algo contigo, porque de hecho sí quiere algo. Se besan y puede ser que pase “algo más”.
  5. Especialmente si pasa “algo más”, él se desaparece durante semanas, o incluso meses. Olvídate de la “llamada al día siguiente”.
  6. Al paso de los días, te sientes desilusionada, utilizada, engañada, enojada, frustrada y como tonta, porque caíste en sus redes. Decides no volverlo a buscar.
  7. Sigues con tu vida, intentas salir con otro chico, pero por alguna razón parece que no hay click entre ustedes. Te vuelves a desilusionar (pasa al punto 9).
  8. Si decides no salir con alguien más, sigues tu vida sola, desintoxicándote de los hombres, sin embargo hay días en los que te sientes sola y necesitas compañía (pasa al punto 9).
  9. Cuando te sientes de la fregada porque las cosas no salieron como tú planeabas, taraaaaaaan ¡APARECE EL INNOMBRABLE! Hasta parece que sabe cuál es el mejor momento… Te busca, te dice que está arrepententido por no haberte llamado en tantos meses, pero que ya recapacitó y quiere estar contigo. Te baja la luna y las estrellas.
  10. Tú estás un poco enojada por su actitud, así que piensas bien las cosas, estás en un dilema, porque en verdad lo quieres o hasta lo amas, pero sabes que no actuó bien. De cualquier forma accedes a volverlo a ver (Regresa al punto 4 una vez más o las veces que consideres necesarias).

Ese es el ciclo, mis queridas Ovulitas. Se repite hasta el infinito, saben por qué, PORQUE LO AMAS Y LO QUIERES A TU LADO. El problema es que él no quiere lo mismo.

Y perdón que sea tan directa y lo escriba así como va, pero es mi responsabilidad abrirles los ojos: El innombrable no te ama, posiblemente sí te quiera como amiga, como free, como distracción, pero no te quiere en la forma en la que tú quieres que te quiera.

El innombrable te busca cuando se siente solo, cuando terminó con su novia, cuando necesita que le suban el ego, cuando requiere algún favor, cuando tiene ganas de echar pasión… Sabe que en ti encontrará consuelo, porque sabe que lo amas y sabe que te tiene segura cuando a él se le ofrezca. Suena injusto, ¿no?

Lo malo es que cuando accedes a verlo después de tantos meses, le demuestras que lo sigues amando y que estarás disponible cuando a él se le antoje. Tú por tu parte piensas que cada vez que te vuelve a buscar es porque no puede estar lejos de ti, que ya se dio cuenta que te ama, pero la realidad es otra y lo comprobarás la próxima vez que te vuelva a dejar esperando por meses.

El problema también es que estás desperdiciando los mejores años de tu vida en esa incansable espera, estás dejando pasar oportunidades valiosas con chicos que sí valen la pena y te estás desgastando emocionalmente por alguien que nunca cambiará.

Cada vez que los innombrables reaparecen, tienen excusas mejores que las anteriores. Tal vez te diga que se dio cuenta que la mujer con la que quiere estar es contigo, la próxima vez te dirá que ya terminó con su novia o esposa, después que quiere que tú seas la madre de sus hijos, luego que estuvo al borde de la muerte y recapacitó de todo lo que ha hecho mal y quiere hacer las cosas bien, por supuesto tú estás en el primer lugar de la lista.

Pero también, cada vez que te vuelve desilusionar la caída es mucho más fuerte que la anterior. En ocasiones podrás sentir que están en un callejón sin salida, no encuentras la respuesta o el camino a seguir que te lleve a sentirte mejor contigo misma.

El daño que causan los innombrables es invaluable: Terminan con tus ilusiones, con tu autoestima, con la seguridad en ti misma, con tu capacidad para relacionarte con otros hombres, con tu amor propio, etcétera, etcétera, etcétera.

¿Qué hacer para superar al innombrable?

Lo que voy a escribir a continuación se lee muy fácil, pero llevarlo a la práctica no lo es.

Lo que debes hacer para superar a tu innombrable primero es darte cuenta de que estás envuelta en un círculo vicioso y entender que nunca llegarás a concretar nada con él. Una vez entendido esto te recomiendo que:

  • No contestes sus llamadas, mensajes, ni nada que se le parezca. Corta de tajo. Bórralo de Facebook, Twitter, MSN, WhatsApp, celular, directorio, etc. Bórralo de tu vida. Pero en serio házlo.
  • Si por alguna razón te llega alguna señal de él, pidiendo que se vean de nuevo, NO ACEPTES BAJO NINGUNA CIRCUNSTANCIA. Amárrate bien la faldita y NO VAYAS. DILE QUE NO ROTUNDAMENTE.
  • Comienza a salir con nuevos chicos, date la oportunidad de conocer gente nueva. Déjate apapachar por aquellos que quieren una oportunidad contigo, si no hay nadie en este momento, sal con tus amigas, distráete.
  • Suena muy mal lo que van a leer: pero la gran mayoría de los casos de innombrables, se superan cuando aparece alguien más. Cuando logras interesarte en otro hombre, tu atención se canalizará en otra dirección. Por supuesto que el innombrable lo detectará e intentará moverte el piso nuevamente, pero acuérdate NO CONTESTES, NO ACEPTES, NO ROTUNDO.
  • Y si no logras interesarte en nadie, o no hay con quien salir, canaliza tu atención en ti misma. Dedícate tiempo. Ve al gimnasio, medita, reza, toma clases de algo, hazte un cambio de look, sale con tus amigas, ve películas, ve al teatro, arréglate las uñas, sal a pasear, no sé. Siéntete bien contigo misma, eso te hará salir del círculo y cuando te sientas mejor el innombrable también lo detectará y volverá a tocar a tu puerta pero ya sabes la regla: NO ROTUNDO.

Ahora nada más falta que decidas salir adelante y si quieres hacer caso omiso a estas advertencias, solo deseo desde el fondo de mi corazón que no salgas muy herida y que este círculo no dure diez años, como le pasó a mi conocida.

Éxito y que tengan una linda semana, mis niñas.

Y recuerden que las quiero mucho y ¡las quiero ver chingonas! 😉

Siempre di lo que sientes….

16 Feb

No sé en qué momento perdí mi capacidad bastante evolucionada de mandar a la gente a la chingada, es decir, en qué momento permití que todo mundo hiciera y deshiciera de mí y yo por miedo a no causar conflicto me puse como alfombra para que el planeta entero me pasara por encima?

Recuerdo que no hace mucho si algo no me parecía de menos hacia cara de enfado, pero noooooooo ahora soy solo una pinche piltrafa de aquello que fui…..

Pero déjenme explicarme, no pretendo ser grosera al decir que mando al infierno a la gente, si lo hice alguna vez fue con el único fin de defenderme o negarme a hacer algo que no quería, solo en situaciones de extremo abuso!

Esta semana tuve un percance que me despertó a la realidad, lo que pasa es que tengo esa mala costumbre de no externar cuando algo no me parece bien y lo guardo en el pecho y como bodeguita acumulo y acumulo todo lo que pasa, puedo decir con bastante pena que tengo guardadas en el alma cosas tan añejas que seguro ya están enlamadas y con telarañas y que me hacen guardar un poco de rencores.( esos rencores que uno carga como costalitos en la espalda pff)

A veces no se qué hacer…y es que los que me conocen saben que soy una mujer que le huye al drama a toda costa, trato siempre ver el lado positivo hasta de la cosa más mierdosa, no hace mucho tome terapia la cual me hizo tener la capacidad de vivir en medio del conflicto sin perturbarme en lo mas mínimo, pero por lo mismo creo que perdí la capacidad de expresar lo que siento porque me da flojera que la otra parte me la empiece a hacer de pedo y yo ya ando en una onda muy peace and love…..

Cuantas cosas llevan guardadas en sus corazones por miedo a que el otro se enoje o se ofenda?

Se han fijado que sus pechos son una bodeguita que almacena todo tipo de sentimientos, rencores, corajes, desacuerdos, etc?

Cuantas veces han abusado de su nobleza?

Cuantas veces han tenido en la punta de la lengua un grito y simplemente agachan la cabeza porque no quieren herir a quien si las está hiriendo?

Muy común no?

Sin embargo no todo está perdido, ayer por primera vez en mucho tiempo tuve los huevos para enfrentar a una de las personas que más amo en mi vida y con palabras certeras le comente con los ojos bien abiertos y la cara bien alzada que su actitud me pareció nefasta, porque uno no puede pasar por encima de la gente para lograr algo! ESAS SON MAMADAS!

Saben una cosa ovulitas? A veces quisiera cambiar el mundo para que nadie de nosotras sufriera abusos, tristezas, pero no puedo, sin embargo si puedo compartirles experiencias para que nadie en absoluto abuse! Yo me pude quedar con mi coraje atorado y esa persona chiflando de felicidad pero no es justo para nadie.

Saben a veces la gente no se da cuenta que nos lastima hasta que se lo decimos. Así que nunca se queden con el sentimiento de frustración, HABLEN es un derecho básico y que a veces por temor no queremos utilizar.

SI no te gusta cómo te trata, como te toca, como te ve, si no te gusta como procedió con tal o cual cosa, si sus actitudes te lastiman, si hizo cosas a tus espaldas, si no le importo que te lastimara y aun así lo hizo…HABLA!

NO pasara nada y ganaras mucho……

Prometo que la próxima semana vendré más animadita, denme chance ovulitas a veces tristeo y es normal! No todo es desmadre!

Las quiero mucho

Las abrazo.

Nos leemos el próximo jueves.

AYO! Ü

A %d blogueros les gusta esto: