Archivo | octubre, 2012

Me enamoré de mi jefe

22 Oct

Y hoy en su gustada sección: “Me enamoré de…” les presentamos “Me enamoré de… mi jefe”, jejeje, ya me gustó escribir acerca de esto de los amores complicados y este tipo de enamoramiento está en el top 10 de los más difíciles.

Les voy a contar una historia, en la que cambiaré los nombres de los involucrados y algunos datos importantes, para proteger la identidad de ellos mismos:

Érase una vez una hermosa chica llamada Remedios, ella, recién egresada de la universidad, estaba iniciando su vida profesional en una empresa encargada de llevar la publicidad de algunos productos que salían al mercado. Tras muchos años de intentos, la empresa por fin estaba rindiendo frutos, había logrado que dos marcas importantísimas le confiaran la publicidad de su productos.

Detrás de todo esto, estaba el dueño y CEO de la empresa, el Lic. Israel Sotomayor, un hombre joven, guapo, interesante, bien posicionado económicamente, seguro de sí mismo, con una cultura general bastante amplia ya que constantemente viajaba a Estados Unidos y Europa por cuestiones de negocios, además era de trato muy agradable y era encantador con todos, pero en especial con Remedios, quien se convirtió rápidamente en su mano derecha. El Lic. Sotomayor estaba comprometido con su novia la Lic. Angélica Urbina, quien trabajaba en la marca importantísima anteriomentente mencionada. Es decir, que gracias a ella, la empresa de Israel Sotomayor estaba cobrando un auge impresionante.

Remedios se dio cuenta de que había cierta atracción por su jefe, pensó que él sentía lo misma hacia ella, puesto que se llevaban muy bien, él le confiaba cosas muy importantes, le mandaba varios mensajes al día cuando estaba de viaje, era muy atento con ella, pagaba todo cuando salían a alguna comida de negocios, la buscaba a la hora de comer, la involucraba cada vez en mayor cantidad de asuntos, etcétera.

Ella estaba muy segura de que había química entre los dos, cualquier comentario de él la hacía estar más segura de esto, así que un día se armó de valor y le envió un mensaje confesándole su amor, él estaba de viaje y no respondió hasta después de una semana, le dijo que no se esperaba algo así, que nunca dio pie a que ella se fuera por otro lado y que ella siempre supo que tiene una relación seria con su novia y no quiere que esta sea vea afectada.

Sobra decir que Remedios quedó devastada y hasta teme por su trabajo.

Ovulitas, después de esta mini-historia, quiero que reflexionemos acerca de qué es lo más adecuado que podemos hacer cuando nos enamoramos de nuestro jefe…

Vamos a recordar dos puntos fundamentales,

1. Como les dije en algún post anterior, la chamba de conquistar y confesar el amor es de los hombres, no de nosotras. Está en sus genes, les encanta hacerlo, no hay que quitarles su rol y mucho menos si se trata del jefe.

2. De la misma forma, el hombre que te quiere y quiere estar contigo, hará lo que sea necesario para hacértelo saber y “marcar su territorio” para que nadie más vaya a intentar conquistarte. En este sentido, no importa si el hombre en cuestión es tu amigo, tu profesor, tu vecino, tu compañero de trabajo o… hasta ¡tu jefe! Créeme que si está enamorado de ti, le va a importar un pepino si eres su subordinada en el trabajo y te lo dirá con todas sus letras. Si no lo dice es porque no lo siente.

Después de estos puntos, tenemos que recordar que en las relaciones laborales hay factores extra que pueden dificultar las cosas, por ejemplo: intereses económicos, relaciones de jerarquías, reglas que impiden relacionarse entre empleados, no se conoce la vida privada de los compañeros de trabajo ya que usualmente no hablan de ello, es decir no se sabe a ciencia cierta cuál es su situación sentimental, etcétera.

Ante esta situación y considerando todo lo anteriormente mencionado, lo mejor que podemos hacer es no poner los ojos en nuestro jefe, porque como le pasó a Remedios, hasta nuestro puesto podríamos perder. Sé que es muy facil decirlo, pero desde un principio se puede evitar. Pero bueno, si no lo pudieron evitar y ya están enamoradas de él, lo mejor es que sean muy cautelosas para no complicar las cosas, yo aconsejo que NO le confiesen nada, si efectivamente la química es mutua, él se los hará saber tarde o temprano, sean pacientes.

Siempre existe la opción de confesárselo y ojalá que él sienta lo mismo y seas correspondida, pero si no lo eres, solo provocarás que él se vea en la necesidad de rechazarte, de reprenderte por tu comportamiento anti-ético (puede hacerlo porque es tu jefe). Provocarás una incomodidad entre ambos, ya que la relación laboral no vuelve a ser la misma con una confesión de esa magnitud y posiblemente, en el peor de los casos, hasta podrías poner en riesgo tu trabajo. ¿Para que nos metemos en problemas? Es muy facil ignorar esa atracción desde el principio si nos lo proponemos! O bien, si nos consideramos mujeres cabronas y maduras podemos seguir sintiendo esa atracción sin pretender nada a cambio, así como me gustan esos zapatos, me gusta el mar, me gusta el pastel de chocolate y me gusta mi jefe, pero hasta ahí.

Ojalá aprendiéramos estas lecciones antes de que nos sucedieran, desgraciadamente, eso rara vez pasa. Lo importante de todo esto es aprender las lecciones por más duras que a veces parezcan, para no repetirlas en el futuro y para irnos haciendo cada vez más cabronas.

Recuerden que me pueden seguir en Twitter como @PameBradshaw

Las quiere,

Carrie Bradshaw.

Dedicado para Remedios,

estoy segura de que esta experiencia te ayudará a construir

una relación sana y hermosa en un futuro no muy lejano.

TQM.

Me enamoré de un amigo… y me rompió el corazón

15 Oct

Hola, Ovulitas hermosas:

¿Se acuerdan del post de la semana pasada? “Me enamoré de un amigo”, en aquella ocasión nos referíamos a cuando empiezas a sentir algo por ese amigo y no sabes si él siente lo mismo, hasta ahí todo va bien porque puede ser que sí seas correspondida y como les dije, las relaciones de amigos que evolucionan en relaciones de pareja son las más duraderas y las más intensas! Sin embargo, el post de hoy se refiere a cuando te enamoras de un amigo, pero este resulta ser un patán y solo te hace sufrir.

Vamos a imaginarnos el contexto: Son amigos, pero él te avienta el perro cañón, es decir, te insinúa que le gustas y que quiere algo contigo. Tú accedes, porque también sientes algo por él. Tienen encuentros casuales pero se porta súper patán contigo, no te pide ser su novia, solo te busca cuando tiene ganas… Obviamente estás muy dolida por todo lo que te está haciendo, pero también estás dolida porque extrañas al amigo que tenías, quieres recuperar al chico lindo de antes, no te gusta esta nueva persona, parece que su amistad está arruinada.

Vamos al grano… Ovulita, déjame decirte que un verdadero amigo, jamás te hubiera lastimado de esa forma, así que ni te preocupes por la “amistad”, porque son de esas amistades que no valen la pena, que solo aportan cosas negativas a tu vida y que te roban energía.

Si tu amigo en verdad te hubiera querido y apreciado un poco no se hubiera atrevido a enredarse contigo, puesto que sabía que no te podía ofrecer una relación como la que tú buscas y hubiera ido a saciarse las ganas con otra persona, si aún sabiendo esto lo hizo contigo, quiere decir que él fue el primero que no valoró la amistad que tenían. Así que ya no sigas pensando que fue tu culpa.

Ovulitas, aquí el problema es que además de estarnos aferrando a un hombre que no nos quiere, nos estamos aferrando a un amigo que nos lastimó, pero léanlo bien: A NADIE EN ESTE MUNDO LE DEBEMOS PERMITIR QUE NOS TRATE MAL, LLÁMESE NOVIO, AMIGO, AMIGOVIO, AMIGA, VECINO, ABUELITA, MADRE, PADRE, HIJOS. Nadie tiene ese derecho sobre nosotras y las cabronas debemos tener un colmillo bien afilado para detectar a la gente que solo nos hace daño para desecharlas de inmediato.

En este caso será el doble de dificil superarlo, porque prácticamente están de luto al 2 x 1, pero también piensen que se están librando de dos cargas pesadísimas en una sola persona. Su liberación también será al 2 x 1, porque te libras del mal novio y del mal amigo.

Acuérdense que lo más importante es aprender de todas las experiencias que vivamos y en este caso debemos aprender que si nos estamos involucrando sentimentalmente con un amigo debemos ser muy cautelosas y no tomar las cosas tan a la ligera, porque luego todo se salen de control y salimos doblemente lastimadas. Y mucho menos podemos involucrarnos sexualmente con él hasta que estemos seguras de cuáles son sus intenciones con nosotras y que todas las cartas estén puestas sobre la mesa.

En conclusión, si tu “amigo” ya no te ha vuelto a buscar desde el día en que tuvieron algo que ver, quiere decir que no le interesa otro tipo de relación contigo y que además de faltarte al respeto como mujer, lo ha hecho también como amiga. Así que no vale la pena ni siquiera que intentes recuperar esa “amistad”.

Hay que querernos y valorarnos y no permitir malos tratos de nadie, absolutamente nadie.

Muchas gracias por leerme y espero que les sirva mi humilde consejo.

Recuerden que estoy como @PameBradshaw en Twitter.

Las quiere,

Carrie Bradshaw.

Me enamoré de un amigo

8 Oct

Hola Ovulitas de mi corazón:

Seguramente a todas en algún momento de nuestra vida nos ha pasado que empezamos a sentir algo más por un buen amigo. Esta situación es muy común debido a la cercanía que hay con él, a la convivencia diaria, a la confianza que se ha desarrollado entre ambos y a que ninguno de los dos ha tratado de fingir algo que no es porque en un principio no había pretensiones de otro tipo…

El problema es ¿qué hacer ante esta situación?, ¿sentirá lo mismo que yo?, ¿y si le confieso mis sentimientos y arruino la amistad?

Según mi punto de vista, habría que analizar cada situación particular, pero sobre todo poner atención a ciertos detalles antes de abrir la bocota, por ejemplo:

  • Tratar de identificar por qué te enamoraste de él, solo sentiste el click o él hizo algo para propiciar la situación.
  • ¿Tiene novia, free o anda tras de otra chica? Esa información la puedes obtener fácilmente puesto que son amigos.
  • ¿Qué tan amigos son? No es lo mismo una amistad de 6 meses a una de toda la vida, desde que eran niños.
  • ¿Qué tipo de relación está buscando actualmente, noviazgo o free? Si quiere free y tú quieres un noviazgo, ni vale la pena que le confieses tus sentimientos.
  • Y lo más importante, trata de ser super objetiva y fijate cómo se comporta contigo; cómo te trata, igual que a las demás amigas o tienes trato especial; sale a solas contigo o siempre salen con los demás amigos; fíjate en la reacción que tiene cuando le cuentas de algún chavo que te gusta, etc. En este aspecto puedes pedir la ayuda de otra amiga que los conozca bien a los dos, pero hazla jurar que no le dirá nada. Solo necesitas la opinión de una tercera persona para verificar que no estás alucinando.

Muy bien, supongamos que al revisar todos los puntos anteriores, todo parece indicar que también le gustas a tu amigo, YO OPINO, que te la lleves con calma y sigas sin abrir tu bocota, lo que tienes que hacer es utilizar esa bendita sabiduría que Dios nos concedió a las mujeres para que ÉL te confiese sus sentimientos. ¿Cómo? Utilizando tus encantos, arréglate muy bonita cuando lo vayas a ver, siempre debes oler rico, busca contacto físico (leve), ya no le vuelvas a contar más acerca de los chavos que te gustan, invítalo a lugares más como de cita y menos de amigos, por ejemplo vayan al cine solos, a una fiesta de parejas, a comer (solo los 2), etcétera.

Con estas señales, él debe darse cuenta de que la relación de amigos está cambiando y ÉL es el que debe dar el siguiente paso, si en este proceso notas que no te quiere acompañar si van a salir solos,  lleva a una amiga, te sigue contando de las chicas que le gustan, o te acompaña a una fiesta pero liga con otra persona, entonces son señales inequívocas de que no siente lo mismo por ti, ¿para qué confesarle tus sentimientos? ¡Solo arruinará la amistad! En este caso, será mejor que te des cuenta de que solo te quiere como amiga y deberás asimilarlo con la mejor actitud, a veces se gana y a veces se pierde, ¡no hay problema!

Solo toma en cuenta que cuando un hombre quiere una relación contigo, ¡lo DIRÁ! No le va a importar si son amigos o no. Él no podrá soportar la idea de que otro hombre llegue y se robe tu corazón. Pero si nunca lo dice es porque NO LO SIENTE o también puede ser que sí le gustas y sí hay química pero no lo dice porque no quiere nada formal y no quiere jugar contigo, precisamente porque eres su amiga y no te quiere lastimar.

Aguas con esto, chavas, yo sé que estamos en pro de la liberación femenina, pero en cuestiones del corazón no debemos invadir los roles de los hombres y uno de ellos es armarse de valor para conquistarnos y confesarnos sus sentimientos, eso no nos corresponde a nosotras porque somos unas cabronas que no tenemos necesidad de hacerlo.

Si a pesar de mi consejo quieren hablar con él y confesarle lo que sienten, solo quiero que estén bien conscientes de que él puede corresponderles y sean muy felices para siempre, pero también puede batearlas y sacarse de onda porque él no siente lo mismo, si esto sucede, no se vale deprimirse ni mucho menos, solo tómenlo como una experiencia que quisieron vivir y si no fue con él, será con alguien mucho mejor.

Por supuesto que este es un tema muy debatible y se aceptan comentarios y sugerencias.

En conclusión, Ovulitas, quiero desearles la mejor de las suertes si se enamoraron de un amigo, espero de todo corazón que todo salga bien y que el chico se atreva a dar el siguiente paso, ya que las mejores relaciones y las más duraderas son las que empezaron como amistad y se fueron transformando en amor de pareja. Además, es indispensable que una vez siendo novios, sigan siendo los mejores amigos. ¿Si les conté que mi novio actual, fue mi amigo durante 11 años antes de que le diera el sí? Jejeje.

En el próximo post trataré un tema relacionado con este: Me enamoré de mi amigo y me rompió el corazón… Próximo lunes, ¡no se lo pierdan!

Recuerden que me pueden seguir en Twitter como @PameBradshaw

Las quiere,

Carrie Bradshaw.

A %d blogueros les gusta esto: