Los zapatos y los hombres

10 Dic

74208_440642049334361_122940857_n

Típico: Vas a caminando por una plaza y ves en un aparador los zapatos de tus sueños, entras a la tienda y le dices al vendedor:

Tú: Buenas tardes, me podría mostrar los zapatos del aparador en talla 23.5

Vendedor: Claro que sí, en un minuto se los traigo

(Pasan 10 minutos y trae dos cajas).

Vendedor: Señorita, no los tenemos en 23.5, pero se los traje en 23 y 24 para que se los pruebe.

A veeeeer, ¿qué parte de “soy 23.5” no quedó clara? Porque los vendedores de zapatos ofrecen otras tallas, ni modo que nos cortemos los dedos para que nos queden los zapatos o que los usemos tan flojos que se nos salgan al caminar! ¿Por qué hacen eso? Es verdad, Ovulitas, chequen ese detalle la próxima vez que se compren zapatos. Es absurdo. Si no tienen la talla que les pedimos simplemente deberían decir “Disculpe, no tengo esa talla”.

A ver Ovulitas, ustedes qué harían en el caso anterior, les ofrezco las siguientes opciones:

  • a) Me mido el 23, me queda apretadito, pero seguro con el tiempo afloja. Me los compro.
  • b) Me mido el 24, me quedan flojos, pero seguro si le pongo unas plantillas me quedarán mejor. Me los compro.
  • c) Le pido al vendedor que me enseñe otro modelo parecido, digo, no es lo que soñé pero al menos no me iré con las manos vacías.
  • d) Le agradezco al vendedor, pero no me compro nada. Tal vez encuentre el mismo modelo en otra tienda o incluso otro mejor.

Jajaja, estuvo graciosa la historia anterior, ¿no? Y qué pasaría si les dijera que lo mismo hacemos a la hora de conseguir novio!

Ovulita, si tienes bien claro que quieres tener una relación más seria, quieres enamorarte y ser correspondida, quieres que te tomen en serio, entonces por qué aceptas unos besos de fiesta, un acostón de una noche, un free, un amigovio, un amigo con derecho, etc, etc, etc. Es tan absurdo como medirte un par de zapatos que no son de tu talla, solamente porque te gustaron mucho!

Piensa qué pasaría si te compraras los zapatos que te quedan chicos: Si logras meter tus pies ahí, seguramente te rozarán al caminar, te cortarán la circulación, te sacarán llagas, es decir te lastimarán. Si te quedan flojos, les pondrás una plantilla pero se seguirán saliendo y hasta corres el riesgo de una caída. Lo mismo pasa con este tipo de hombres que no te ofrecen lo que tú quieres, al final terminarán lastimándote y puedes tener una dolorosa caída.

Y con los hombres que no te ofrecen lo que quieres me refiero a: chicos que no te piden ser su novia, que ya tienen una relación y tú eres la “otra”, que a lo mejor ya es tu novio pero no se quiere casar o juntar contigo, un novio que no te respeta, un hombre que solo quiere un free, uno que tenga mamitis, en fin… por una o por otra razón no cubre lo que tú necesitas. Puede ser que ese par de zapatos estén divinos, pero ¡NO TE QUEDAN!

Como mencioné anteriormente, puedes elegir otro par de zapatos parecidos, solo para no quedarte con las manos vacías, pero en este caso te estás conformando con lo que hay y tampoco es la mejor elección. Con los hombres pasa lo mismo, a veces cuando no encuentras el tipo de hombre con el que quieres compartir tu vida, te conformas con el primero que llegue y te ofrezca una parte de lo que deseas, pero en este caso te aseguro que siempre estarás insatisfecha porque solo lo estás haciendo por no estar sola. Y debo decir que a veces es mejor estar sola que mal acompañada.

Lo mejor en estos casos es no comprar los zapatos, salir de la tienda y esperar a encontrar ese modelo u otro aún mejor que verdaderamente te encante. En el caso de los hombres, es mejor rechazar a aquellos que no te ofrecen lo que necesitas, aunque estés sola y ese hombre te fascine, pero si te está haciendo sufrir no vale la pena porque esa relación no es justa para ti, terminarás lastimada y solo estarás perdiendo tu tiempo.

Te aseguro que cuando empieces a rechazar a esos hombres y tengas bien claro en la mente qué es lo que quieres, comenzarán a llegar los mejores prospectos a tu vida, es como una cuestión de buenas vibras, o no sé a qué se deba, pero así pasa o por lo menos así me pasó a mí y ahora quiero que te pase a ti.

También pasa que te compras los zapatos que no te gustaban tanto y en la tienda de enfrente están los que querías al inicio y de OFERTA! jajajaja, pero ya no te los puedes comprar porque ya te gastaste el dinero! De igual forma, no te gastes toda tu energía en chicos que te hacen sufrir o en tu “peoresnada” porque cuando te topes con el verdadero amor de tu vida no estarás en condiciones para recibirlo y probablemente ni te des cuenta de su existencia por andar sufriendo por el otro. También se los digo por experiencia, porque tuve al amor de mi vida junto a mi durante 11 años y no me di cuenta por andar perdiendo el tiempo por ahí. Afortunadamente recapacité a tiempo.

En fin, Ovulitas, espero que les haya servido un poco esta analogía, que se me ocurrió hace unos días cuando fui a comprarme zapatos y en varias tiendas me ofrecían otras tallas que no eran las mías, primero me enojaba, pero luego me dio risa porque pensé “esto es taaaan parecido al amor”.

Que tengan una linda semana.

Las quiere,

Carrie Bradshaw con sus zapatitos nuevos y DI-VI-NOS 🙂

P.D. Les dejo un videito que no pude encontrar en español, pero les platico: Mi tocaya Carrie se enamora de unos zapatos “Manolo Blahnik Mary Jane’s” que creía que eran solo un mito urbano de los zapatos, ¿por qué? no sé jajajaja… pero dice que si no le quedan se los pondrá de todas maneras, y al ponérselos dice que “casi” le quedan… les digo que nos encanta sufrir, jejeje.

Anuncios

14 comentarios to “Los zapatos y los hombres”

  1. Citlalli 10 diciembre 2012 a 5:46 AM #

    jajajajajaja demasiado cierto, peeero, por ejemplo te dan unos zapatos que no son del número que pediste, porque a veces vienen más pequeños o más grandes de fábrica, y si bien el zapato no tiene escrito el número adecuado, esencialmente es el número ideal porque te quedan perfectos, esto también aplica al amor, porque, a veces buscamos algo llamese cuerpazo, que le guste el jazz, o cualquier cosa que creemos buscar, asi como el número adecuado, pero supongamos que el número mas grande o más chico no tiene el cuerpo que esperabamos o creiamos querer (así como el número que pediste) pero aunque no tenga lo que esperaba,es ideal para mi, jaja a lo que voy es que es válido probarse los otros números, pero sino te quedan bien, obvio no comprarlos como tu dices, pero, aunque no sea nuestro número (lo que esperamos) si intentamos los demás pueden quedarnos los zapatos perfectos.

    • Carrie Bradshaw 10 diciembre 2012 a 3:53 PM #

      Tienes razón, Citlalli, a veces nos medimos los zapatos que son exactamente de nuestro número y no nos quedan porque traen defectos de fábrica, jajajaja, pero como bien dices, ahí sí se vale probarnos los demás a ver cual nos queda mejor! Gracias por tu comentario, saluditos!

  2. Zai santos 10 diciembre 2012 a 9:41 AM #

    Ola me encantan tus post, ojala escribieras uno sobre como dejar de tenerle miedo a la tuza y podes estar sola para no conformarnos con un peor es nada, este es mi casa y estoy cansada pero le tengo miedo a la tristeza que sientes al dejar ir a esa persona.

  3. Karamelo 10 diciembre 2012 a 11:32 AM #

    Buenisiiiimo…me encantó, tienes toda la razón…..!!! Este post me ha despejado la mente en verdad, ahora q vea una tienda de zapatos me acordaré de los hombres jajaja cuando antes no tenian nunguna relación en mi mente a la hora de comprar zapatos jeje!!! Te felicito Carrie muy bueno 🙂 xoxo

  4. Bambi 10 diciembre 2012 a 11:49 AM #

    Muy cierto Carrie, nunca lo había visto desde ese punto de vista, pero tienes toda la razón hermosa, me encanto este blog. te mando un abrazo!

  5. July 10 diciembre 2012 a 3:44 PM #

    Es cierto, me gustó mucho 🙂

  6. aLejandriitaah 10 diciembre 2012 a 4:35 PM #

    muy bien tenias mucho zin escribirnos pero qomo ziempre todos tus post tienen un ese toque y tienes toda la razon

  7. Fanilucienta 10 diciembre 2012 a 8:04 PM #

    Ahora que hiciste esa analogía, ya sé porque estoy con mi hombre, él es lindo, me siento cómoda y no me hace sufrir … siempre he dicho que no importa que sean así espectaculares los zapatos sino que me sienta cómoda jajajaja 😛

  8. La Rouss 10 diciembre 2012 a 8:49 PM #

    Dos palabras: ME ENCANTÓ!!!

  9. Rot 11 diciembre 2012 a 10:39 AM #

    Gracias!!!, siempre le atinas 😀

  10. Anny 11 diciembre 2012 a 5:42 PM #

    Me encantó tu blog, está genial! 🙂

  11. adriana 11 diciembre 2012 a 11:49 PM #

    hola, me gusto el mensaje que trasmitiste

  12. María 26 diciembre 2012 a 2:28 AM #

    Me gustó mucho tu post, ojalá lo hubiera leído hace muchos años y lo hubiera entendido. A los 18 pase por un amor imposible, luego me casé con el primero que se presentó, hace 7 años felizmente me separé, fueron años de mucho sufrimiento… pero ahora estoy saliendo de una relación con un hombre casado, 6 meses de lagrimas… Sólo por no entender que no eran los zapatos adecuados, no eran de mi número y uno de ellos ni siquiera me gustaba… sólo los adquirí por no estar sola, en eso se me ha ido la vida… Gracias por tener un blog tan padre, estoy segura que ayuda a muchas chicas, un gran abrazo

  13. ANA 7 enero 2013 a 1:41 AM #

    ME DIVERTI Y ALGO ES MUY CIERTO HAY QUE MEDIRSE LOS ZAPATOS, SIN COMPROMISOS, ES CIERTO LO DE LAS OFERTAS MEJOR DICHO LAS ANALOGIAS ESTUVIERON MUY BUENAS, HAY QUE BUSCAR LOS ZAPATOS QUE SE QUIEREN TANTO POR FUERA COMO POR DENTRO (COMODIDAD), DEBEN SER COMO SE QUIEREN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: