Archivo | Frivolita RSS feed for this section

¿Y SI NO ME QUEDA LA ZAPATILLA DE CRISTAL?

16 Jul

Actualmente existen miles de personas escribiendo libros, reflexiones o haciendo videoblogs dando consejos a las mujeres para encontrar al “príncipe” de sus sueños (que además se ha convertido en un buen negocio…)

Te dicen cómo arreglarte, cómo vestirte, cómo actuar, cómo vender a los hombres la imagen de la mujer hermosa y tierna que esconde detrás trucos de puta profesional.

Pareciera que ser mujer en nuestros tiempos implica vender una imagen que alguien más quiera comprar,  debe ser parte del sistema capitalista, todas tenemos tetas, nalgas, cerebro (con más o menos neuronas y comunicación entre ellas, pero tenemos),  sentimientos, etc. Entonces algo debe hacer la diferencia… ¡la imagen!

Y  así como ocurre con cualquier producto, una característica estereotipada es la que determina que el “precio”  entre uno u otro se incremente.

La idea central de éste post es reconocer y hacerles ver que muchas personas y muchos “contextos” a lo largo de la historia nos han querido enseñar cómo debemos ser las mujeres que si sumisas, “cenicientas”, “adormiladas”, envidiosas entre nosotras, hogareñas, virginales, que si debemos casarnos con el primer príncipe que pasa por nuestra vida, que si nosotras si vemos la belleza en los “sapos”, aunque ellos jamás renuncien a tener una “princesa”…

Hasta cosas más extremas nos han pasado  a través de la historia a las mujeres, como ser condenadas por nuestros encantos, ser culpadas por la pérdida del paraíso  como pasó con Eva,  siendo quemadas como las “brujas”,  entregadas a sacerdotes antes de la noche de bodas,  mutiladas del clítoris para evitar masturbarnos y garantizar fidelidad a los hombres, ser las cuidadoras y las victimas, ser consideradas “sucias” por menstruar o por el simple hecho de ser mujeres, hasta ser explotadas por la publicidad (a veces sin darnos cuenta) para vender  casi “lo que sea”

¡¡Basta de tantas chingaderas mujeres!!! Nuestra historia ha estado bien extrema, como para seguirle el juego al sistema sin cuestionar!!! Nadie, absolutamente nadie tiene el derecho de decirnos cómo debemos ser las mujeres para ser “exitosas,  deseadas” o  tener un chingo de hombres queriendo cogernos y casarse con nosotras

Si quieren seguir esquemas y continuar  reproduciendo la historia de “la cenicienta” que no es más que la imagen de la mujer abnegada, medio hueca y soñadora, que necesita ayuda porque es débil y sólo puede ser rescatada por un príncipe bien machote (que además es el único hombre que conoce en toda su vida) adelante… pueden hacerlo, y vivir su vida sufriendo encierros y esperando que ocurra magia o que alguien llegue a convertirles ratones en caballos y las lleve a un castillo…

Si deciden transgredir  géneros y estereotipos les espera toda una vida llena de autoconocimiento, deconstrucción,  amor profundo a su ser… respeto y amor a los otros.

Si no les queda la zapatilla de cristal tienen la opción usar botas, tenis, sandalias o andar descalzas por la vida, experimentando, viviendo, soñando creando y construyendo sin tener que vivir de sueños y fantasías que han sido creadas por otros… que intentan hacernos creer que “así es como debemos ser”

AMORES ETERNOS… DE CINCO MINUTOS

19 Jun

Quizá a todas nos ha pasado que, encontramos a alguien que desde la primera impresión nos cautiva y conforme pasa el tiempo más nos convence: “¡Es el amor de mi vida!”

Pero, pasa el tiempo y un día “desaparece” sin que por eso dejemos de pensarlos,  les lloramos, les sufrimos, les mentamos la madre (con mucho respeto) y luego les volvemos a llorar.

Tal vez nunca regresen, pero la lección de vida en estas relaciones es impresionante!! 

¿Qué aprendemos cuando todo es miel? Pues que el amor existe, también las mariposas, hay pasión, la gente es buena, nos aman, lo merecemos,  todo es rosa… bla bla

El aprendizaje  más profundo, el más intenso ocurre cuando el llanto nos pone al límite de la búsqueda de cuándos y  porqués.

Es súper fácil querer a alguien que tenemos, eso no tiene mayor dificultad, pero son las pérdidas o las tristezas las que nos dan el punto de comparación entre una situación y otra

Son los amores eternos de cinco minutos los que nos dejan ver que somos capaces de amar a quien no nos ama

Son los amores eternos de cinco minutos los que nos enseñan que no somos ni los más más amados, ni los que más amaron

Son los amores eternos de cinco minutos los que nos enseñan a dar valor a lo que tenemos, a lo que perdimos y a lo que quisiéramos

Son los amores eternos de cinco minutos los que nos enseñan a estar con nosotros mismos cuando nos dejan en soledad.

Son los amores eternos de cinco minutos los que nos reiteran que no somos tan diferentes unos de otros… al final todos sentimos y somos tan frágiles que preferimos poner barreras para evitar que nos lastimen

Son los amores eternos de cinco minutos los que nos ayudan a entender que nadie nos pertenece, los seres humanos somos libres de amar, pero también tenemos la obligación de dejar ir.

Y la lección de vida que me dejan los amores de cinco minutos es que hay que seguir amando; hay que seguir aprendiendo de cada persona que se cruza en nuestras vidas, aunque sea  “cinco minutos” evitando llegar a pensar que el otro nos puede pertenecer alguna vez, eso nos ayudará a evitar apegos y coartar la libertad de los otros.

PENSAMIENTOS SUICIDAS

10 Abr

De no haber pensado en ti… me habría suicidado anoche.

No sé qué tan común sea ese pensamiento en momentos críticos, pero al menos a mi me pasó y cuando llegó la calma pude darme cuenta que habría cometido un grave error si me hubiera esmerado más en buscar pastillas o si hubiera tenido el valor de haber tomado la navaja con la fuerza suficiente y dejado de preocuparme por la parte del dolor físico.

Muchas cosas pasaron por mi cabeza, como terminar ciclos, me pregunté si había asuntos pendientes, pensé en todos aquellos a quienes ya no vería, aquellos de quienes me gustaría despedirme, a los que me gustaría abrazar, cosas verdaderamente importantes… pensé hasta en aquellos que me llevaron al borde de la crisis y me di cuenta de que no valían la pena de sufrir.

Y al final regresamos a nuestros caminos por una sola persona… por nosotros mismos.

No importa cuánto nos lastimen, cuanto nos duela lo que pasa a nuestro alrededor, cuantas veces nos lleguemos a sentir impotentes o incapaces, lo único que jamás podríamos negociar con aquellos “que nos lastiman” es nuestra vida.

Si nos vamos, si nos dejamos caer somos nosotros quienes perdemos, porque a los demás, a “los que les toca herir” no les importa, ni siquiera lo notan, ni siquiera se arrepentirán porque su misión en nuestras vidas en ese momento es ayudarnos a sacar coraje y valor de nuestras lagrimas para levantarnos y decir: ¡Basta! No me voy a dejar caer, no voy a dejar que me lastimes porque yo decido y yo hago lo que quiero con mi vida.

Y en la medida que nos armamos de valor, demostramos y nos demostramos que somos fuertes, que somos valientes, los cobardes que nos quieren ver llorando se irán para siempre…

De no haber pensado en ti… me habría suicidado anoche, pero tu recuerdo al igual que muchos más sólo fueron un gran motivo, estoy aquí para mí, pero debo admitir que de no haber pensado en ti… no me habría percatado de que sólo yo tengo la capacidad de llegar a donde quiera, de pararme frente a lobos hambrientos para ofrecerles de comer, sin miedo y con buena voluntad.

Ellos no lastiman, ellos ni siquiera nos notan, todo lo hacen por ellos, pero suelen poner su atención en donde los distrae de ellos mismos para también distraerse de su realidad… solo están frustrados por no haber realizado lo que querían. Solo les da coraje darse cuenta que ellos no tuvieron el valor de renunciar a todo por un sueño… ni siquiera por su felicidad.

DESINTERÉS…

13 Mar

No en mala onda, pero si por no verlo como mi prioridad lo dejaba esperando en la línea y se me olvidaba, no le contestaba el celular porque sentía que era “darle alas” o la neta porque estaba haciendo algo “más entretenido”, le cancelaba en último momento y después sólo decía: sorry, he estado súper ocupada. Comencé a emplear frases y excusas como: no tengo nada de tiempo, no me di cuenta, no me pasaron tu recado, se me olvidó, me enfermé, me quedé dormida, no traía el cel, me quedé sin batería, no me he conectado para nada… etc. etc.

Hice muchas cosas que a mí no me gusta que me hagan, pero todo por una simple y sencilla razón:

¡No hay interés!

Y bueno, les cuento todo esto porque funciona también para ellos, si llegan a aplicarles alguna vez lo arriba mencionado, es porque simple y sencillamente no le interesan o no le gustan tanto al chico que ustedes están idealizando en este momento.

Tal vez ni lo haga en mal plan, con la intensión de lastimar, sólo no son una prioridad para ellos, y no pasa nada. Yo me he dado cuenta que, aunque el crea que yo soy la mujer de sus sueños, la mejor, la que siempre espero y shalala shalala… Me conozco y sé que no lo soy lo que él cree… o quiere creer.

Justo así pasa cuando estamos del lado contrario (y a veces en ambos)… ellos no son lo mejor para nosotros, de entrada ni interesados están en nosotras.

Pero siempre hay  una enseñanza de por medio. A mi me ha servido para notar que las mismas actitudes que yo estoy teniendo hacia él, alguien más las tiene hacia mí (karma) y es feo darse cuenta, pero también es necesario.

Si no hay interés o si el sentimiento no es mutuo… no hay nada que hacer, la intensión de uno no basta.

¿MI MAYOR BIEN?

28 Feb

El fin pasado fui a un taller de “Ángeles” y mientras escuchaba algunos testimonios me dije a mi misma: “ya nos perdimos xD”. Hasta dudé que mi asistencia hubiera sido “correcta”, yo por supuesto creo en la energía y sí considero lo espiritual importante en mi vida, pero uno no suelta a veces la “materialidad”. Al final supe que sí había estado en el lugar correcto.

Me fascinó la parte histórica, la visión de las distintas religiones sobre el tema, y sobre todo entendí un concepto, que si bien ya había escuchado, hasta ahora he aterrizado:

“Mi mayor bien”

Muchas veces uno está de verdad perdidisimo, y comenzamos a ver el lado negativo a todo, sobre todo cuando pasa algo “demasiado malo”, pero al final sólo son sucesos que ocurren porque tienen que pasar para que aprendamos algo (bueno o malo) pero que siempre nos hará crecer.

A eso es a lo que podemos llamar “nuestro mayor bien” o así lo he interpretado yo. El fin de cada uno de nosotros es la evolución y en el proceso de crecimiento  no todo puede ser “bonito, suavecito, rico”… debe haber de todo para tener puntos de referencia y comparación, y todo lo que ocurre es para “nuestro mayor bien”

Para que aprendamos todo aquello que debemos saber y llegar a ser o estar en un futuro como lo hemos deseado… entonces tenemos que pasar lecciones, como exámenes en la escuela.

Incluso  las enfermedades ocurren para nuestro mayor bien, aunque en el proceso sea difícil de entender, éstas nos humanizan, nos hacen reflexionar o revalorar. También las pérdidas o las separaciones. Cada cosa que ocurre en nuestra vida es para darnos una lección para mejorar.

El problema está en cuando no aprendemos, pero eso ya no es cosa de la vida, depende de cada uno de nosotros.

Yo dejo de escribir pensando en todo aquello que ha sido repetitivo en mi vida, porque supongo que son las lecciones que no he aprendido.

Gracias y que tengan una excelente semana. Namasté!

A %d blogueros les gusta esto: