Tag Archives: dinero

NI TODO EL AMOR, NI TODO EL DINERO…NI TANTITO DINERO

19 Oct

Dos veces en esta semana escuché esa frase,  se las dejo como consejo y  escríbanla en la pasta de sus agendas con letras bien grandotas:

“Ni todo el amor, ni todo el dinero”… pensándolo bien: ¡ni tantito  dinero!

En posts anteriores he comentado que cuando uno se enamora, de acuerdo con Freud, “da lo que no tiene, a quien no es”…  y ¡SÍ!

Hace poco hice un préstamo a quien podría llegar a creer “el elegido” pero que la verdad a penas si conocía… si sí…pueden decirme lo que sea, seguro me lo dije yo también y hasta me lo reiteraron unas cien veces un par de personas jajajaja

Pero después de unos cuantos ¿por qué? y  ¡no mames que pendeja soy! me limité a aprender de las circunstancias, y las moralejas son:

“Si alguien no es capaz de darte lo que es tuyo, mucho menos ofrecerá algo de corazón”

“Si alguien no te corresponde, jamás lo hará” y no vale la pena estar en una relación donde no existe la reciprocidad, porque… el mensaje que se envía al universo es que estas dispuesto a limitarte a dar sin recibir nada a cambio…y las cosas no funcionan así.

“Si alguien no muestra ni tantito interés en cómo estás o si te hace falta algo”… simplemente… no le interesaaaas!!!  Y valen más los hechos que las palabras…así que tendría uno que ser muy masoquista para quedarse allí…

Lo reitero: “Ni todo el amor, ni todo el dinero… ni tantito dinero”

Y no se trata de ser egoísta, se trata de ser inteligete.

Finalmente…  si de amor se trata…. Nunca den más de lo que estén recibiendo, porque si bien duele perder cosas materiales… las deudas de amor dejan heridas más profundas…  Tal vez duela perder dinero, pero siempre en esas situaciones se conocen a los verdaderos amigos y los milagros.

Pero… cuando lo que duele es el corazón… no sabemos ni dónde ponernos el curita (citando a  Mafalda)

Feliz martes y les reitero: “Ni todo el amor, ni todo el dinero… ni tantito dinero”… menos si están en la etapa de enamoramiento… puede ser peor tratar de ayudar que no hacerlo… ¡créanme! jajaja

 

El dinero en una relación

19 Abr

Esta semana tenía planeado escribir acerca del karma, después de una sabia reflexión que tuve con mi amiga Esthela, sin embargo me dí cuenta que no sé nada del karma, necesitaría informarme para que esto no se convierta en una charla de café, jejeje.

Pero de algo que sí sé y muuuuy bien es del tema que tocó Novatita la semana pasada: El dinero en una relación.

Qué tema tan delicado y tan incómodo, la neta, pero ahí les va.

A ver, cómo lo expreso diplomáticamente? Mmmmm… Hombres: No nos gusta pagar, ni invitar, ni patrocinarles nada.

Y no es una cuestión de dinero, esto va más allá. Cuando un hombre nos deja pagar o peor aún NOS PIDE PAGAR, estamos frente a una de las siguientes situaciones:

  1. No hay suficiente interés de su parte. No quiere invertir en algo que no comprará. Cuando un hombre quiere, invita, regala y paga con tal de alcanzar su objetivo. Si no lo hace es mala señal.
  2. Es poco caballeroso o no tiene buenas costumbres. Osea, no sabe tratar a una mujer, ni brindarle protección, seguridad, ni confianza. Sí, efectivamente, el hecho de que se ofrezcan a pagar un taxi en lugar de ir en metrobús nos hace sentir protección, seguridad y confianza.
  3. En verdad no tiene dinero, pero aún así quiere disfrutar ciertas cosas a costa de otros (as). Es decir, es ventajoso. Si no tiene dinero, no hay bronca! Pueden ir a un parque, a dar una vuelta al centro comercial, puede pasar por ti al trabajo, pero si aún sabiendo que no tiene un varo, quiere ir al teatro, luego a cenar y luego al hotel, que no mame! (Con todo respeto, jajaja)
  4. Es miserable, es decir, sí tiene dinero y sí le interesas, pero no paga porque no le gusta gastar su dinero. Evitará todas las situaciones que estén a su alcance para no sacar de su bolsillo y cuando de plano se vea muy comprometido, sí pagará, pero le dolerá en el alma. Osea, es codo, pues.

La verdad no sé cuál de todas estas situaciones sea más incómoda, más nefasta o más decepcionante para nosotras.

En cualquiera de los supuestos es MUY desagradable estarles costeando las salidas, sea cual sea la razón.

¿En verdad quieres estar con una persona a la que le tienes que comprar todo? Definitivamente no es sano, ni para tu estabilidad emocional, ni para tu estabilidad financiera.

Ojo, tampoco se trata de que ellos paguen todo. No!

Lo correcto es que cada quien pague lo suyo, que dividan la cuenta a la mitad o que una vez él pague todo y otra vez tú. Se debe encontrar un equilibrio. Hay que tener sentido común.

Ejemplos:

  • Van al cine, tú pagas las entradas y él las palomitas o viceversa.
  • Si cada semana van al hotel, una semana lo pagas tú y la otra él.
  • Están en un antro, piden la cuenta y pagan mitad y mitad.
  • Si a él le nace invitarte a cenar y ya se gastó una buena lana, tú pones la propina y el taxi de regreso.
  • Si te regaló un arreglo de flores enorme el día de tu cumpleaños, tú paga la próxima salida.

No pedimos que nos paguen todo, pero tampoco queremos pagarlo todo!

¿Qué hacer si tu chico se hace wey cada vez que tiene que pagar?:

Hablar con él y decirle que no te sientes cómoda pagando todo, que no tienes tanto dinero como él piensa (aunque sí lo tengas) y que deben compartir los gastos. Si aún así no entiende o le sigue valiendo madre, entonces sí mamacita, agarras tu bolsa de imitación Tous y te vas a comprar una original. Porque te aseguro que si no lo vuelves a ver, te alcanzará para eso y más.

Esperen, me quedaron algunas ideas sueltas:

  • En las primeras citas sí deben pagar todo los hombres, porque por lo general son ustedes los que quieren conquistar, no nosotras. Ya cuando la relación está avanzada entonces sí mitad y mitad.
  • Cuando alguna de nuestras amigas nos dice que salió con algún galán nuevo siempre preguntamos quién pagó? Después de saber la respuesta damos nuestro veredicto.
  • No digan cuánto ganan.
  • Si les toca pagar, háganlo con gusto, les rendirá más el dinero. De verdad, es una cuestión de metafísica.
  • Si quieren conquistar, reconquistar o mantenernos interesadas, no escatimen en dinero. Es muy estimulante para nosotras que de vez en cuando nos consientan. Suena feo, pero es la realidad.
  • Sin embargo, no siempre tienen que gastar mucho, con un detallito nos alegrarán el día. Puede ser una sola flor, una paletita de corazón, una carta o algo que nos demuestre que estuvieron pensando en nosotras.

¡Buena semana para todos!

A %d blogueros les gusta esto: