Tag Archives: Facundo Cabral

PERDÓNALOS… NO SABEN LO QUE HACEN

30 Ago

Generalmente cuando uno sufre quisiera ver muerto al otro, o al menos más jodido  en ese preciso instante… o despuesito, pero mientras eso no pasa y sentimos que ellos están como la “fresca lechuga”… sufrimos!

Eso sólo nos deja ver que: “No sirve nada” estar deseando que una vieja horrible lo atrape, que muera, que le vaya mal, que se caiga, que esté peor que nosotros… no sirve de nada,  excepto para robarnos energía, hacernos sufrir y dejarnos rencores que enferman.

Hace algunas horas tuve múltiples discusiones, y me sentí mal, es normal cuando uno es lastimado con palabras, pero también me sirvió para darme cuenta que quienes dañan… no tienen a veces ni tantita idea de que nos están haciendo daño.

A veces sólo se trata de gente cero empática, poco sensible y egoísta, que sólo saben cuando ellos sufren, pero no se da cuenta de cuando está lastimando a los otros… y simplemente son así.

Al final, no hay mejor forma de estar bien que perdonar, es el principio para la sanación, es “el regalo que le das a los culpables” y de acuerdo con “la ley” todo lo que das se te regresará, sea bueno o sea malo… así que siempre será mejor perdonar, desear el bien para obtener más de eso y menos maldiciones que a nadie sirven; el perdón y la buena vibra las alejarán de nosotros, junto con la gente malvibrosa.

Tal vez  al decir los primeros “te perdono  y te envió luz y amor” sienta uno que está siendo hipócrita… pero no es así, simplemente está preparándose para cuando salga de manera natural, y será en el momento menos pensado. Y al final quien más se beneficie será uno mismo.

Te perdono, me perdono, nos libero de la ley karmica para que evoluciones, para que seas feliz, como lo soy yo.

Les dejo un fragmento de Facundo Cabral que me encanta, y queda muy ad hoc con el tema. Un excelente martes a tod@s. Luz y amor a sus vidas.

“Perdónate, acéptate, reconócete y ámate, recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad, borra el pasado para no repetirlo, para no abandonar como tu padre, para no desanimarte como tu madre, para no tratarte como te trataron ellos, pero no los culpes porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas.

Si quieres recuperar la salud abandona la crítica, el resentimiento y la culpa, responsables de nuestras enfermedades.

Perdona a todos y perdónate, no hay liberación más grande que el perdón, no hay nada como vivir sin enemigos. Nada peor para la cabeza y por lo tanto para el cuerpo, que el miedo, la culpa, el resentimiento y la crítica que te hace juez (agotadora y vana tarea) y cómplice de lo que te disgusta.

Culpar a los demás es no aceptar la responsabilidad de nuestra vida, es distraerse de ella.”

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: