Tag Archives: príncipes

¿Y SI NO ME QUEDA LA ZAPATILLA DE CRISTAL?

16 Jul

Actualmente existen miles de personas escribiendo libros, reflexiones o haciendo videoblogs dando consejos a las mujeres para encontrar al “príncipe” de sus sueños (que además se ha convertido en un buen negocio…)

Te dicen cómo arreglarte, cómo vestirte, cómo actuar, cómo vender a los hombres la imagen de la mujer hermosa y tierna que esconde detrás trucos de puta profesional.

Pareciera que ser mujer en nuestros tiempos implica vender una imagen que alguien más quiera comprar,  debe ser parte del sistema capitalista, todas tenemos tetas, nalgas, cerebro (con más o menos neuronas y comunicación entre ellas, pero tenemos),  sentimientos, etc. Entonces algo debe hacer la diferencia… ¡la imagen!

Y  así como ocurre con cualquier producto, una característica estereotipada es la que determina que el “precio”  entre uno u otro se incremente.

La idea central de éste post es reconocer y hacerles ver que muchas personas y muchos “contextos” a lo largo de la historia nos han querido enseñar cómo debemos ser las mujeres que si sumisas, “cenicientas”, “adormiladas”, envidiosas entre nosotras, hogareñas, virginales, que si debemos casarnos con el primer príncipe que pasa por nuestra vida, que si nosotras si vemos la belleza en los “sapos”, aunque ellos jamás renuncien a tener una “princesa”…

Hasta cosas más extremas nos han pasado  a través de la historia a las mujeres, como ser condenadas por nuestros encantos, ser culpadas por la pérdida del paraíso  como pasó con Eva,  siendo quemadas como las “brujas”,  entregadas a sacerdotes antes de la noche de bodas,  mutiladas del clítoris para evitar masturbarnos y garantizar fidelidad a los hombres, ser las cuidadoras y las victimas, ser consideradas “sucias” por menstruar o por el simple hecho de ser mujeres, hasta ser explotadas por la publicidad (a veces sin darnos cuenta) para vender  casi “lo que sea”

¡¡Basta de tantas chingaderas mujeres!!! Nuestra historia ha estado bien extrema, como para seguirle el juego al sistema sin cuestionar!!! Nadie, absolutamente nadie tiene el derecho de decirnos cómo debemos ser las mujeres para ser “exitosas,  deseadas” o  tener un chingo de hombres queriendo cogernos y casarse con nosotras

Si quieren seguir esquemas y continuar  reproduciendo la historia de “la cenicienta” que no es más que la imagen de la mujer abnegada, medio hueca y soñadora, que necesita ayuda porque es débil y sólo puede ser rescatada por un príncipe bien machote (que además es el único hombre que conoce en toda su vida) adelante… pueden hacerlo, y vivir su vida sufriendo encierros y esperando que ocurra magia o que alguien llegue a convertirles ratones en caballos y las lleve a un castillo…

Si deciden transgredir  géneros y estereotipos les espera toda una vida llena de autoconocimiento, deconstrucción,  amor profundo a su ser… respeto y amor a los otros.

Si no les queda la zapatilla de cristal tienen la opción usar botas, tenis, sandalias o andar descalzas por la vida, experimentando, viviendo, soñando creando y construyendo sin tener que vivir de sueños y fantasías que han sido creadas por otros… que intentan hacernos creer que “así es como debemos ser”

Anuncios

¿R.I.P. Príncipe Azul?

5 Jul

Por más que nos independizamos y tratamos de ser  exitosas valiéndonos de nuestros propios recursos, haciéndonos cada vez más “lejanas” a los deseos de los “machos”… ¿a poco no les ha pasado que de repente se enamoran y vuelven a creer en la existencia de  los príncipes o al menos… llega a un momento en el que quisieran volver a creer en el “amor ideal”?

A raíz de una serie de eventos ocurridos en últimas fechas he llegado a pensar que en el fondo todas tenemos entre nuestros deseos más profundos el poder encontrar esa “media naranja” que tal vez no sea el único, o el último, que tal vez no esté en todas nuestras etapas… pero simplemente que exista alguien que nos ame como lo soñamos.

Me atrevería a decir: “todas añoramos ese amor perfecto” que alguna vez desde pequeñas nos hicieron creer, o que tal vez está desde antes y ha quedado en el inconsciente colectivo… aunque más tarde lo neguemos y andemos por el mundo argumentando que  podemos vivir sin ellos y que “todos son malos…cabro&/s…cul&$/%$…etc.”

Y cuando dejamos de creer por completo en la existencia de “ellos” como parte complementaria, pareciera que vivimos lamentándonos su muerte (misma de la que nosotras nos encargamos solititas)

Nos programamos mentalmente para dejar de creer que alguien nos puede amar “de verdad”

 Lamentablemente mientras más tratamos de distanciarnos de “ellos” mas nos alejamos de nosotras mismas, y ello es por una simple y sencilla razón: efectivamente nos “complementamos” lo creamos o no (lo queramos o no)

El yin y el yan, la noche y la oscuridad, el frio y el calor… para que exista uno, debe existir el otro, para que exista un equilibrio real. Algunos expertos han llegado a la conclusión de que si el mundo está “alterado” es porque la madre… ha decidido dejar al padre de lado porque ha llegado a creer que no lo necesita (a raíz de algún abandono). El padre la deja y ella vive frustrada, aterra a los hijos; eso ocurre en toooodos los niveles del universo, y poco se hace por tratar de “resolver los líos” que la situación trae.

Tal vez les suene bien bizarro lo anterior, pero la idea de este post es recomendarles que se den la oportunidad de “enamorarse” primero de uno mismo, y después de alguien que “les complemente”. El error de nosotros suele ser el crear co-dependencia, o el “dejar de ser” para “ser del otro” y la idea no es esa.

Finalmente…todo el rollo  del príncipe azul es muy occidental, pero que no exista el “hombre ideal” (ese que nos han creado) no significa que no exista nuestro “complemento”, que todos hayan cambiado y ahora sean malos, despiadados,  cabrones, feos o gays. Simplemente significa que algo está faltando y NO PODEMOS TENER LO QUE NO SOMOS CAPACES DE DAR, si no somos capaces de amarnos a nosotras mismas, nadie tiene la obligación de hacerlo.

Hay que ser mujeres completas para encontrar hombres completos y entonces en verdad “complementarnos” sin perder nuestra individualidad. Si la noche se uniera con el día  se rompería con el equilibrio… lo que crea la magia es que pueden coexistir sin opacarse el uno al otro. Somos diferentes y no por ellos más o menos “importantes”, más o menos “valiosos”

Es importante crear consciencia y volver a amar, porque de alguna manera, lo que pareciera para nosotras “un simple problemita de género” está derrumbado las relaciones interpersonales en todos los niveles y jodiendo generaciones completas.


A %d blogueros les gusta esto: