Tag Archives: prueba superada

¡Feliz día del “amor”!

14 Feb

Recuerdo que algún 14 de febrero hace ya algunos años, me encontraba decepcionada de la vida y del amor. No quería salir a ningún lado porque todos estarían en las calles con sus ridículos globitos en forma de corazón, las chavas de mi universidad llevarían flores, regalos, chocolates, todos andarían en parejita… todos, menos yo. Así que decidí no ir a ningún lado, ni siquiera a mis clases, me quedaría encerrada en mi casa, viendo tele y navegando por internet.

Le comenté mis planes a mi psicóloga  (sí, leyeron bien a mi psicóloga, imagínense como andaba) y me dijo que estaba perfecto, que respetaba mi decisión, pero que tomara en cuenta que en la tele todos los programas iban a tratar el tema del amor, habría especiales del amor, todos los conductores se vestirían de rojo y no iba a poder evitar los ridículos corazoncitos. En la radio iban a pasar sólo canciones románticas y en internet todos pondrían mensajes de amor y bla bla bla.

Me hizo recordar cuánto trabajo me costó ingresar a la UNAM, cuántos chavos mexicanos quieren entrar a la Máxima Casa de Estudios, y yo nada más porque era 14 de febrero iba a desperdiciar 3 clases, pero que estaba bien, si eso había decidido, estaba bien. También me ayudó a darme cuenta de que también era día de la amistad, me  preguntó que si  tenía amigas, que si todas ellas tenían novio? Le contesté que ninguna de nosotras teníamos novio y me dejó de tarea que les propusiera irnos por unos tragos después de las clases, sólo entre mujeres, entre amigas, pues.

Llegó el tan temido 14 de febrero, me desperté melancólica, sensible y de malas, pero con el objetivo de no dejar que la depresión se apoderara de mi. Me arreglé más a fuerza que de ganas, me arreglé un poquito más de lo normal. Como cualquier otro día me fui a la Universidad, y ahí vi a mis amigas: Engels y Quejumbrosa. Les dije medio desganada que si querían ir por unos tragos para festejar nuestra amistad y aceptaron gustosas.

Nos fuimos a buscar algún barcito que no vomitara cursilería, buscamos por Av. Universidad, hasta que encontramos un lugar que decía “Ven a festejar con tus amigas este 14 de febrero con un show de strippers”, nos miramos emocionadas y decidimos entrar.

Y efectivamente, en el lugar sólo había mujeres como nosotras, solteras, pero con ganas de divertirse y de no dejarse manipular por la publicidad y la mercadotecnia excesivamente cursi e irreal que abundaba por los medios de comunicación y por las calles de la Cd. de México.

Al ver el ambiente femenino, nos sentimos más tranquilas, pedimos mesa y ordenamos una botella de tequila y algo para comer. Yo brindaba con mis amigas escondiendo el dolor que traía en el alma por no estar con la persona que deseaba, por no estar festejando con ÉL. Aún así me esforcé y traté de olvidarme un poco de mi situación de soledad. Trataba de sonreir… Cuando menos pensé se apagaron las luces, comenzó la música y apareció el primer chico, el segundo, el tercero, el cuarto, eran como 10 si no mal recuerdo. De parte de quieeeeeeeeeen? Uuuuuuuuuuuuufffff!!!

Iban saliendo disfrazados uno por uno, recuerdo que había un bombero, un policía, un vaquero, un motociclista, un modelo y más. Primero desfilaban como en una pasarela, contoneando sus caderas al ritmo de la música y dejaban ver sólo algunas partes que Dios en su infinita misericordia les otorgó. La música, las luces, los cuerpos y el tequila incitaban a gritar… todas gritábamos, reíamos, nos carcajeábamos, queríamos tocar 😛

Después comenzaron a salir nuevamente uno por uno y con una canción más tranquila, más sensual, empezaban a bailar más despacito y a quitarse la ropa, uuuuuuuuuuuuuffffffffff! Iban seleccionando a alguna chica del público para bailarles exclusivamente a ellas, yo me desgarré la garganta para que me escogieran, pero no tuve mucha suerte (que estaba triste de quéeeeee?, ya ni me acordaba).

Después salieron todos los chavos a tomarse fotos con nosotras y cómo no con todo gusto, me le senté en las piernas al motociclista, jajaja. Aaaaaaahhhh fue increíble ese día y pensar que no quería ni salir de mi casa. Ese día me di cuenta de las amigas tan valiosas que tenía a mi lado y que hasta la fecha, cinco años después, las sigo conservando y queriendo cada día más y más.

Creo que hasta el momento es el 14 de febrero que más he disfrutado en mi vida, y saben por qué? Porque DECIDÍ que no me iba a afectar el ambiente romántico a mi alrededor, me di cuenta que es un día como cualquier otro en el que uno debe hacer sus actividades normales, es sólo un pretexto para celebrar el amor y la AMISTAD, si no tienes novio, tienes amigos y también hay que festejarlos, demostrárles cuánto los quieres, darles un pequeño detallito que demuestre tu cariño por ellos.

Pero no sólo debe ser el 14 de febrero, tanto una relación de pareja, como una relación de amistad se debe cultivar TODOS LOS DÍAS con una llamadita, un mensaje, un mail, un tweet, cafecito, abrazos, palabras de aliento, compartir momentos buenos y malos.

Ciertamente este es un año más en el que no tengo “alguien especial” con quien festejar este 14 de febrero, pero tengo amigos megaespeciales a los que adoro con todo mi corazón y que me han acompañado durante los mejores momentos de mi vida, pero también durante los peores. Y eso para mí es invaluable, soy bendecida por estar rodeada de gente con las cuales he llegado a tener una conexión muy profunda. Cada uno de ellos habita en una partecita de mi corazón y quiero conservarlos durante muchos años, porque ya SON PARTE DE MI.

Éste día sólo es un pretexto para festejar con los seres que amamos, para festejar el amor: el amor de pareja, de amigos, de padres, de hijos, hermanos, el AMOR A LA VIDA, a nosotros mismos, a Dios, a todo.

Así pues, les deseo que tengan un FELIZ DÍA DEL AMOR y que éste se les multiplique cada día de su vida.

¡Los quiero, ovulitos y ovulitas! 🙂

Anuncios

Las pequeñas cosas

17 Ene

Hola mis queridas ovulitas y mis queridos ovulitos:

Fíjense que, hace una semana, una buena amiga me hizo un regalo muy especial (de esos que realmente son pensandos en tí). Me dió dos DVD’s y los amé, uno es el “Secreto 2” y el otro se llama “Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus“. Este último lo vi de inmediato y quiero recomendárselos a todas ustedes porque el autor del libro, John Gray, hace una narración súper sencilla de las principales diferencias del comportamiento de hombres y mujeres (en pareja).

Una de las cosas que me llamó la atención fue la diferente percepción que tenemos hombres y mujeres de los “detalles” y las “pequeñas cosas”, como las llama el autor.

Si analizamos las diferencias, podemos sacarle mucho provecho para nuestro propio beneficio (tanto mujeres, como hombres)!

Según John Gray, los hombres tienen el “gen de la eficiencia”, es decir, están diseñados para hacerlo todo bien y en el menor tiempo posible. Van del punto A al B, por el camino más corto. Y una vez que han llegado al punto B, no tienen por qué volver a ir ahí. Ej. Van a una plaza comercial a comprarse un disco y se dirigen única y exclusivamente a Mix Up, una vez que han alcanzado su objetivo, preguntan por el CD que están buscando, se dirigen a la caja y posteriormente al estacionamiento. Ya no vuelven a ir a esa misma tienda hasta que un día sea absolutamente necesario.

En relación con una mujer a la cual quieren conquistar, saben que deben hacer todo el ritual de las citas, es decir, invitarla a salir, regalarle flores, decirle cuán hermosa luce con ese vestido, confesarle sus sentimientos hacia ella y llamarle tres veces al día para decirle cuánto la quiere. Una vez que han logrado su objetivo (no necesariamente me refiero al sexo), se olvidan de hacer estas “pequeñas cosas”, porque YA LO HICIERON UNA VEZ, se entiende que  ya sabemos cuánto nos aman y cuánto les gustamos. Ya no es necesario volver al “punto B” porque una vez ya lo hicieron y sería perder el tiempo estarlo haciendo todos los días…Recuerden, los hombres son EFICIENTES, no hacen las cosas dos veces, no es lógico para ellos!

Y por primera vez, no lo estoy escribiendo en un tono sarcástico, ni con enojo. ¡NO! Lo estoy escribiendo de esta forma con el objetivo de entender a los hombres: No son malos, no les importamos poco, no son “cero detallistas”, no son poco caballerosos… ¡Son HOMBRES! y piensan muy diferente que nosotras. Debemos entenderlos y no pretender que se comporte exactamente como quisiéramos, porque entonces sería mujer o hasta gay!

Y ahora, esto va para los hombres:

Para nosotras (y siguiendo en la misma línea que John Gray), son muy importantes las “pequeñas cosas”, y anotarán las misma cantidad de puntos con un pequeño detalle que con uno enorme y no sólo al principio de la relación, ni en las primeras citas, sino SIEMPRE. Hagan cosas ESPONTÁNEAMENTE, sin que nosotras se los pidamos, compréndanos, es nuestra naturaleza, esas cosas nos encantan…Ejemplos:

  • Noten nuestros pequeños cambios estéticos y DÍGANLO: ¿Te cortaste el cabello? Te ves hermosa; me encanta cuando te pintas las uñas con la punta blanca; mi amor, te ves más delgada.
  • Recuerden nuestro cumpleaños, aniversario, fechas y eventos importantes (Fiestas, bodas, reuniones) Para ello pueden llevar una agenda o una alerta en su celular para que se los recuerde automáticamente.
  • Háganos cumplidos: Que bien se te ve ese pantalón; te ves increíblemente hermosa; me encantas; me fascina estar contigo; tienes los ojos más bellos que he visto…
  • Obsequien pequeñas y por qué no? grandes cosas: Una flor (Sí, una) o bien un ramo; un chocolate en forma de corazón; una carta; un peluche bonito; unos zapatos; etc. El puntaje será el mismo regalen lo que regalen lo que importa es que pensaron en nosotras cuando lo compraron. (Recuerdan que al principio del post dije que amé los DVD’s que me regalaron porque fueron pensados especialmente en mí?)
  • Escúchenos. Tenemos muchísimas cosas que decir, pónganos atención y procuren no olvidar lo que dijimos.

En fin, la lista podría seguir y seguir, porque una de las características de las mujeres, según el autor, es que somos PERFECCIONISTAS. Para nosotras todo se puede mejorar, TODO, desde nuestro hombre, hasta el color de las paredes, nuestra imagen física, el precio de nuestras compras (buscamos ofertas o el mejor precio en diferentes tiendas). Nosotras vamos del punto A al punto B pasando por C, D y E, echando un vistazo a F, comparando con G, H e I, para finalmente convencernos de que la mejor opción es B.

Necesitamos que  nos regalen flores, nos lleven a cenar, al teatro, nos digan que les gustamos, nos canten al oído, para convencernos de que nos aman, sí, ya sé que ya nos lo dijeron al principio de la relación, pero también ustedes deben entendernos.

Así pues, se trata de llegar a un punto medio. Entender las diferencias de género (hombre, mujer) y usarlas a nuestro favor. Si hombres y mujeres nos entendiéramos y cediéramos, me atrevería a afirmar que la mayoría de las relaciones funcionaría.

La pregunta es: ¿Qué tan dispuestos estamos?

Aquí la parte 1 y 2 del citado DVD, si les interesa verlo completo sigue a la venta en librerías y tiendas, ya que la parte 3 me fue imposible localizarla en Youtube:

Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=LAHMzEREsoU&feature=related

Parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=-gLSec52ySk&feature=related

Las pequeñas cosas, hacen la GRAN diferencia.

¡Que tengan una feliz semana!

¡Buena vibra para todos y todas!

Desapego

8 Nov

Durante los últimos días, a propósito del 1 y 2 de Noviembre y por alguna crisis existencial que tiene mi hermano, he pensado mucho en la muerte y en qué pasa cuando la vida se acaba.

A decir verdad, hace unos años tuve una crisis parecida a la que tiene mi hermano, ya que pensaba ¿A dónde iremos cuando hayamos muerto? ¿Cómo es la eternidad? ¿En realidad tenemos alma y ésta va al paraíso o al infierno? ¿Todo se termina cuando morimos? ¿Cómo se acaba? Pensar en todo esto me hacía angustiarme, me daba miedo, me dolía la cabeza tratando de comprenderlo, hasta que llegué a una conclusión: Nadie sabe estas respuestas o por lo menos nadie vivo. Y todo lo relacionado con estos factores supera la razón humana, es decir no lo vamos a poder entender por más que le demos vueltas y vueltas al asunto.

Decidí ir sacando esos pensamientos de mi cabeza, que no me llevaban hacia ningún lado y sólo me infundían temor. Comencé a ocupar mi mente en otras cosas y en cuanto estos pensamientos llegaban, conscientemente pensaba otras cosas (agradables), trataba de memorizar algo, me ponía a hacer otras cosas.

El punto es que en algún momento a todos nos da miedo algo, ya sea la muerte, la violencia, la soledad, la pobreza, la humillación, el rechazo, la vejez, el desamor, etc. Y en ocasiones ese miedo nos impide realizar nuestras actividades normales y disfrutar la vida plenamente.

Recientemente leí el libro “¡Basta de miedos! Vive feliz”,  de los autores Enrique Benavides y Lilia Reyes Espíndola, editorial DIANA, en el que explican los diferentes miedos que podemos experimentar los seres humanos y el principal argumento para vencer cualquier tipo de miedo, según los autores, es el DESAPEGO.

El desapego es saber desprendernos de todo aquello que poseíamos sin que nos cause dolor o tristeza, debemos aprender a vivir sin ESO, si es que algún día nos falta, es decir: las cosas materiales como un carro, un celular, joyas, dinero, en el caso de un robo o la pobreza; la juventud, en el caso de la vejez; el cuerpo físico en el caso de la muerte propia; la ausencia de un ser querido, en el caso de la muerte de alguien más;  sin la persona amada, en el caso de un rompimiento sentimental. Debemos aprender a vivir con lo que tenemos aquí y ahora.

Y claro que no es facil desapegarte de las cosas o de las personas que quieres, se necesita mucho trabajo interno, fuerza de voluntad, meditación, fé en Dios o en cualquier fuerza superior en la que creas y valorar todo lo que SÍ tienes en este momento.

La vida es muy corta y no podemos pasarla con temores, hay que vivirla plenamente, disfrutar las pequeñas cosas y las grandes también, disfrutar cada momento, porque nunca se repetirá, cada persona, cada alegría, cada tristeza.

El viento sobre la cara, una canción que traiga recuerdos, una reunión con amigos, una lágrima de tristeza o de felicidad, un abrazo, una ilusión, una decepción, una llamada, un cumpleaños, una carta, la playa, un beso, el atardecer, la lluvia, un viaje, todo eso y más es la VIDA. ¿Se han dado cuenta lo hermosa que es?

Que tengan una bonita semana.

¡Un abrazo fuerte, a todos!

¡Te quiero mucho, flaquito de mi vida!

 

Para limpiar el aura del pasado sexual con yoga

11 Oct

Debo confesar que ayer, domingo, me encontraba viendo la TV como a eso de las 12 del día y como no había partido de los Pumas, le cambié y le cambié hasta que me topé con el canal de música Telehit. A esa hora transmiten un programa que se llama Pic-nic, y no niego que hay cositas que valen la pena, como lo que quiero platicarles el día de hoy.

Las chicas éstas entrevistaron a la Directora del Instituto Mexicano de Yoga, Ana Paula Domínguez, ya que está presentando su libro “El mapa de la felicidad”, (se me antoja, se me antoja!), y sí la estaba escuchando y todo, pero cuando de plano me senté a escuchar con atención fue cuando Ana Paula dijo que según la filosofía del yoga, cada hombre con el que hayamos tenido relaciones sexuales en el pasado, deja su energía en nuestra aura, ya sea ésta buena o mala.

Afirmó que aunque ya hayamos superado la relación y no tengamos más contacto con él, su energía sigue a nuestro alrededor por aproximadamente UN AÑO! Mientras que nuestra energía en el aura de los hombres dura sólo 28 días con 3 horas. ¡NO ME CHINGUEEEEEEEEN (literal, jeje)! Y a eso agrénguele si en el último año hemos estado con más de un hombre… varias energías están invadiéndonos y a lo mejor por eso nos sentimos vacías, como que algo nos falta, tristes, deprimidas, no sé, no sé.

La verdad es que no soy una experta en yoga, es más no sé nada de yoga, pero sí es una de las disciplinas que me llaman mucho la atención y que me gustaría aplicar a mi vida. Así que me permití tomar nota de los consejos que dio Ana Paula Domínguez para limpiar el aura de nuestros antepasados sexuales:

  1. Ponte en la posición básica de meditación, que se llama flor de loto (sentada en el piso o en la cama con las rodillas cruzadas y las manos con las palmas hacia arriba sobre las rodillas, haciendo contacto del dedo pulgar con el índice).
  2. Haz una serie de inhalaciones sintiendo como el aire entra por todo el cuerpo. Exhala.
  3. Repite el mantra: Sa, Ta, Na, Ma. Sa, Ta, Na, Ma, como cantadito. Aquí es importante que alternes el contacto de los dedos con los mantras, es decir cuando digas Sa es contacto del dedo índice con el pulgar. Ta contacto del dedo medio con el pulgar. Na, dedo anular con el pulgar. Ma, dedo meñique con el pulgar.
  4. Repite este ritual durante 2 minutos en voz alta, 2 minutos en murmullo, 3 minutos en silencio (en la mente), 3 minutos en murmullo y 2 minutos en voz alta. En total son 11 minutos.
  5. Haz esto durante 40 días para limpiar tu aura de malas energías. Si un día se te olvida hacerlo, tendrás que volver a empezar y hacerlo durante otros 40 días.

También habló de otro ritual de yoga para cortar los lazos con un hombre con el que estuvimos relacionadas y no hemos podido superar:

  1. En la misma posición, has las repiraciones respectivas.
  2. Visualiza al hombre en cuestión frente a ti.
  3. Imagina que hay un hilo color dorado que los une a la altura del coxis (primer chacra) y haz un movimiento con la mano como si lo cortaras.
  4. Haz lo mismo a la altura de los genitales (segundo chacra), imaginando un hilo color naranja.
  5. Tercer chacra a la altura del ombligo, con un hilo color amarillo.
  6. Cuarto chacra a la altura del corazón, con un hilo color verde esmeralda.
  7. Quinto chacra a la altura de la garganta con un hilo color azul turquesa.
  8. Sexto chacra a la altura del entrecejo con un hilo color violeta.
  9. Séptimo chacra a la altura de la cabeza con un hilo color azul.
  10. Hacer un corte final de todos los hilos. Corte completo.
  11. Repetir hasta que lo consideres necesario y te sientas totalmente desapegada de aquella persona.

No sé qué tan efectivo sea esto, nunca lo he intentado, lo escuché ayer, pero creo que cualquier ritual espiritual puede servir para sentirnos mejor o para mentalizarnos con la finalidad de actuar (o de no actuar) de cierta forma. Lo único que sé es que hagamos lo que hagamos, lo debemos hacer con fe, para que funcione. ¿Qué dicen, lo intentamos juntas?

Que tengan una linda semana.

Nos leemos el próximo lunes.

Namasté.

Cuando se les apaga la velita

4 Oct

Hace una semana escribí acerca de una de las pocas cualidades de los hombres, que es saber exactamente qué es lo que quieren y luchar hasta obtenerlo (refiriéndonos a su relación con las mujeres), pero otro de los dones que les ha dado el Señor, es la espectacular intuición de saber el momento exacto en que la velita se les está apagando.


Cuando actúan como verdaderos cavernicolitas y sacan a relucir sus mejores actos de patanería, nosotras nos ofendemos, nos sentimos heridas y juramos nunca más volver a verlos. Ellos saben que hicieron mal, saben lo que nosotras estamos pensando, saben que la estamos pasando mal, pero dejan que las cosas se enfríen y justo en el momento en el que nosotras estamos superándolo, hemos conocido a alguien más y estamos saliendo con esa persona o simplemente lo hemos desterrado DEFINITIVAMENTE de nuestras vidas, aparece de nuevo el sujeto en cuestión.

¿Por qué vuelven a aparecer en el momento en el que lo estábamos superando? ¿Por qué regresan con mayor intensidad que antes y nos dicen las palabras más hermosas del universo? ¿Por qué juran que han cambiado y se han dado cuenta de que eres la mujer con la que quieren estar el resto de su vida?

R= Porque sienten que se les está apagando la velita y por ningún motivo lo permitirán. En lugar de eso, la van a prender, para que les dure otro ratito más en stand-by, por si acaso se les llegara a ir la luz en su casa.

Y esto me parece realmente injusto, porque cuando ellos llaman para re-encender la velita, nosotras pensamos que en verdad nos ama y por eso nos volvió a buscar. Nosotras realmente creemos que están arrepentidos y volvemos a confiar. El problema no es ése. El problema es cuando el chico nos vuelve a desilusionar después de haberlo perdonado y vuelve a adquirir el mismo comportamiento ambivalente hacia nosotras. El problema es que estamos cayendo en un círculo vicioso realmente perjudicial para nuestra salud emocional y créanme que esta situación puede durar AÑOS!

¿Qué hacer?

Romper el círculo ¡POR COMPLETO!

Si ya van dos veces o más que el tipo hace lo mismo, lo más recomendable es cambiarle la jugada. No contestar llamadas, ni mensajes, no acceder a verlo de nuevo y cortar todo tipo de comunicación y contacto con él. Confirmarle que en efecto, su velita está COMPLETAMENTE APAGADA.

Posiblemente él hará hasta lo imposible por volverla a encender, se sorprenderán del “nuevo” hombre que se presenta ante sus ojos, pero créanme que son patadas de ahogado. Si lo perdonan y vuelven a CREER en él, abrirán de nuevo el círculo y si no, terminarán de una vez por todas con ese martirio.

Ustedes sabrán cuánto tiempo quieren estar en ese “sube y baja”. Yo duré 4 años y créanme que no la pasé nada bien, hasta que tomé la decisión. ¿Cuánto tiempo quieren durar ustedes? La decisión está en sus manos.

Que tengan una bonita semana y espero que con este post decidan apagar ustedes mismas esa velita, quien sabe, quizá cuando terminen ese ciclo, conozcan a un hombre que en realidad valga la pena y si no aparece, disfruten la tranquilidad de estar SOLTERAS y sin compromiso!

¡Un abrazo para todas!


Entradas relacionadas:

¿Y si ya no me vuelve a buscar?

Por fin, paz emocional.

¿Cómo superar una ruptura amorosa?

Por fin, paz emocional

2 Ago

Saluden a la misma Carrie Bradshaw de siempre, porque ya logré recuperarme de mi bache emocional, creí que tardaría más, pero GRACIAS A DIOS, sigo de pie. No sé si lo notaron, pero todavía la semana pasada traté de evadirme un poco posteando algo totalmente ajeno a mí, pero esta vez será diferente…

Van ya varias semanas de completa calma emocional y espiritual, me siento estupendamente bien, de hecho hace mucho tiempo que no me sentía así. Y es que cuando tomas la decisión de terminar con una relación no sana, primero sufres, lloras y todo parece ir mal, pero tarde o temprano todo vuelve a la normalidad. Después de la tormenta, viene la calma.

Durante algún tiempo, mi técnica fue tener varias velitas encendidas, para cuando se apagara una, poder acudir a la otra (incluso lo posteé aquí, en este blog), pero es de sabios cambiar de opinión y lamento admitirlo, pero estaba muy equivocada, porque a veces cuando la velita “A” se apagaba, me iba con la “B” y no siempre las cosas salían bien y entonces ya eran dos tropiezos emocionales seguidos. Todavía no me recuperaba de uno, cuando ya venía el otro en camino y así sucesivamente.

Creo que el problema de muchas de nosotras es que no sabemos estar solas. No sabemos estar sin un hombre que nos inspire ilusión, no podemos estar sin esa cosquillita o esa emoción de una llamada, un mail, una cita, etc, y por eso vamos buscando un nuevo verdugo cuando vemos que el otro ya se cansó de torturarnos. ¡GRAN ERROR!

¿Por qué no podemos quedarnos quietas un rato, mientras todo se tranquiliza, mientras todo vuelve a la normalidad?

¿Por qué no esperar a recuperarnos por completo, durante algunos meses, para comenzar a salir con alguien de nuevo?

¿Por qué no dejar el corazoncito deshabitado durante algún tiempo? ¿Por qué siempre debe haber alguien en él?

De verdad niñas, espérense un poco, no se enreden en una relación si no han salido por completo de la otra.

Mi calma emocional se debe precisamente a esto. Ya me quedé quieta, ya no estoy buscando (ni siquiera inconscientemente). Me estoy dando un descanso, quiero estar sola (sin hombres) durante algún tiempo. Yo ya lo decidí y se siente bien.

Cuando leí el post de mi amiga Quejumbrosa, me quedé pensando en cómo sabes cuándo has superado una relación, o mejor aún, cuáles son los factores que te indican que estás en paz emocionalmente y éstas fueron mis conclusiones:

Sabes que has superado una relación y recuperado tu salud emocional, cuando:

  • Ya no sientes la necesidad de saber de esa persona. Ya no investigas, ni preguntas a dónde fue, con quién, cuándo. Ya no te intriga, aunque tengas la información enfrentito de ti, prefieres no echarle un vistazo.
  • No esperas llamadas. El celular puede estar apagado y tú estás haciendo mil cosas antes de darte cuenta que se descargó la batería.
  • Sales a la calle en pants, rebozo y de cara lavada, porque no te importa a quien te encuentres, es más ni siquiera piensas en esa posibilidad. Tú vas a hacer tus cosas y te regresas a tu casita feliz de la vida.
  • Son fechas especiales y claro que te acuerdas, pero lo haces con una sonrisa y sigues haciendo tus labores.
  • Ya no lo contemplas en tus planes, pero no te cuesta ningún trabajo, ni resulta un sacrificio.
  • Comienzas a ocuparte de ti misma y de tu bienestar, como por ejemplo, vas al gimnasio, agendas la cita con el médico que tanto pospusiste, retomas tu vida social y familiar, etc.
  • Le pides en las noches a Dios, de todo corazón, por su bienestar y por su felicidad.

Si coincidiste con algunos de lo puntos anteriores, ¡FELICIDADES, superaste esa relación! El siguiente paso es mantenerte así el mayor tiempo posible. Sigue haciendo las cosas que te han mantenido alejada de esa persona. SIGUE TU VIDA SIN ÉL!

Lo confieso: Esta etapa es aburrida. No hay cosquillitas en el estómago, pero tampoco hay lágrimas, no hay nada, sólo PAZ. Pero se siente de maravilla…

Me alegra entrar a los veinticinco años sintiéndome así, ese es el mejor regalo que pudieron enviarme desde allá arriba. Mañana es mi cumpleaños y la pasaré de maravilla, porque aparte de todo tengo vacaciones y un magno evento el próximo sábado: me festejaré en grande, PORQUE YO LO VALGO, jajaja.

Que tengan una linda semana, chambeen duro que yo estaré rascándome el ombligo. Envídienme, ÑACA ÑACA!

¡Un abrazo a todos y a todas!


10 tips para ser una cabrona

15 Feb

¡Sobreviví al 14 de febrero! Esta vez no hubo lágrimas, tristeza, amargura, autismo, ni mal humor… y, ¿saben por qué? Porque a diferencia de otros años, ¡ahora soy una cabrona!

Así es, señoras y señores, el tema de esta semana es: “Cabronas, ¿ser o no ser?”

Y la respuesta correcta es: “Sí, ser”, así de facil, no daré ningún argumento en contra, ni excepciones, ni nada. Tan tan, aquí podría terminarse el post, peeeero, les daré los tips para aquellas que prefieran ser unas cabronas, porque efectivamente, esto es una decisión que debe tomarse.  Entiéndase por cabrona:

“La mujer que está en perfecto control de sus acciones, emociones y sentimientos.”

Para ser una mujer cabrona debes:

  1. Ser independiente económicamente. Porque así, podrás independizarte de tus padres (y de tu pareja), vivir bajo tus propias reglas, te harás cargo de tus gastos personales, crecerás, madurarás. Así pues, podrás comprarte lo que más te guste o lo que se te antoje. No dependerás de un hombre, ni de nadie, para sobrevivir, divertirte, alimentarte o whatever.
  2. Tener metas claras en la vida. Aunque la mujer cabrona, sólo vive el presente, es necesario saber qué rumbo quieres que tome tu vida. Quizá quieras casarte y ser madre, quizá quieras ser exitosa profesionalmente, estudiar una maestría, viajar por el mundo, pero debes saber hacia dónde te quieres dirigir y hacer todo lo posible desde ahora, para que tus metas se cumplan.
  3. Tener varias ocupaciones durante el día. Yo siempre he dicho, que el trabajo es la mejor terapia. Si estás ocupada todo el día (pero ocupada de verdad, saturada de actividades), no tendrás tiempo de pensar en hombres. Se trata de que no tengas ni siquiera 15 minutos de descanso en el día, para que cuando llegues a tu casa en la noche, lo único que quieras sea dormir. Así tu productividad aumenta, tus ingresos también, quizá tus conocimientos y no estuviste de ociosa en tu casa pensando si será un exceso marcarle a su oficina por tercera vez en el día.
  4. Tener una autoestima alta. Debes quererte a ti misma, para proyectarlo y lograr que los demás lo noten. Trabaja tu autoestima cuidando de tu salud física y mental, esmérate en tu arreglo personal, haz lo que te haga sentir plena, eso te hará sentirte bien contigo misma, para que los demás se sientan bien contigo.
  5. Ser independiente emocionalmente. Tu felicidad no depende de un hombre, depende de ti. Si tu relación resultó un fracaso, sigues teniendo una vida, no se acaba el mundo. Es muy dificil superarlo, pero con tiempo y esfuerzo se puede salir adelante.
  6. Ser egoísta. Debes pensar en ti, después en ti y al último en ti. Olvídate un poco de las necesidades de tu pareja, de tus padres, hermanos, amigos, perro. La que cuenta eres TÚ. Si tú estas bien, los que te rodean también lo estarán, porque irradiarás buena vibra, podrás ayudarlos cuando te ayudes primero a ti misma. Haz lo que a tí te haga feliz, si a los demás no les gusta es su problema y es tu vida, así que responsabilízate de ella.
  7. Estar rodeada de amigas cabronas. Ahhh, ¡las amigas son tan importantes! En caso de que tu nivel cabronezco esté en peligro, ellas estarán ahí para darte ánimos, consejos, zapes o lo que necesites. Si lo que quieres, es ser una cabrona de verdad, identifica a una cabrona hecha y derecha, exponle tu problemática, pídele consejo y HAZ LO QUE ELLA TE DICE. Ella sabe de lo que habla y si de verdad es tu amiga no te aconsejará nada que pueda dañarte. (Mi cabrona preferida es Karla, le quiero dar las gracias públicamente por ayudarme a ver las cosas desde otro punto de vista).
  8. Estar rodeada de amigos y admiradores. Es indispensable estar rodeada de hombres. Debes abrirte a la posibilidad de aceptar invitaciones a tomar café, copas, chelas, cine, fiestas. ¿Por qué salir sólo con aquellos que a TI te gustan? ¿Por qué no dejarte consentir por aquel al que TÚ LE GUSTAS?. Es sólo una salida, no se van a casar. Además existen altas probabilidades de que el chico en cuestión te haga sentir lo especial que eres. Acepta cumplidos, porque los mereces, pero OJO no te claves con el primero, colecciona amigos y admiradores. A todos diles que sí, pero no les digas cuando, jeje.
  9. Parecer tierna y delicada. No porque seas cabrona, los hombres deben saberlo. Hay una frase que amo: ” Si pareces suave y femenina, atraes su instinto de protección. Si pareces agresiva atraes su instinto de competencia”.
  10. Parecer ingenua. Muy ligado con el punto anterior, házles creer que no sabes o no puedes hacer ciertas cosas que son por naturaleza masculinas. Ejemplos: Mi amor, ¿me ayudas a abrir la botella de agua? Cosita, ¿cómo salgo a la avenida Insurgentes?, es que si no me dices, me pierdo. Corazón, ¿qué significa tenencia y verificación vehicular, me ayudas? Osito, ¿a qué equipo pertenecen los jugadores de la playera amarilla color gallina y a cuál pertenecen los de azul y que parecen albañiles? jajaja. Aunque lo sepas, pregúntaselo, te responderán con todo el amor del mundo, porque lo harás sentir útil en la vida, sabrá que lo necesitas y que si te abandona tu mundo acabará (Tú sabes que NO ES ASÍ, es una mentirita piadosa… por el bien de la pareja).

De todo corazón, espero que les sirvan estos tips. A mí me costó mucho trabajo irlos descubriendo, pero quiero que se sientan tan bien como yo, por eso les comparto el secreto.

Que tengan una linda semana mis queridos ovulitos y ovulitas. Un besito.

P.D. No se olviden de seguirme en Twitter como @PameBradshaw y por supuesto también a @OvulitoBlog

Post relacionados:

A %d blogueros les gusta esto: