Tag Archives: ruptura amorosa

Lo dejo todo por ti

16 Oct

Buen lunes, Ovulitas:

Desde hace tiempo he querido escribir acerca de esto. La situación que voy a narrar a continuación es real, se trata de una de mis ex-compañeras y la apodaremos “cerecita” (porque su nick en Facebook tiene que ver con una fruta).  Pero en realidad esta situación me ha ocurrido a mí, a mis amigas y casi les puedo asegurar que a ustedes también, creo que nadie nos salvamos: Nos olvidamos de todo y de todos cuando tenemos novio. ¿Si o no?

Resulta que cerecita y yo fuimos compañeras en algún momento de nuestra vida escolar, la verdad nos hablábamos muy poco porque cada quien tenía su grupito de amigas. Sin embargo nos caíamos muy bien, recuerdo que le encantaban los Back Street Boys y a mí Enrique Iglesias (Pffff!)

Pasaron los años, nunca volví a saber nada de ella, hasta que un día con las bondades de las redes sociales, empezaron a surgir de la nada mis ex-compañeras (era una escuela de señoritas, bueno de seños para no errarle, jajaja) y ella precisamente organizó un reencuentro en su casa.

El día de la reunión platiqué con varias chicas, con algunas tuve afinidades, con otras no, pero con cerecita sentí una química especial. No fue mi amiga en la escuela, pero al pasar los años nos dimos cuenta que teníamos muchas cosas en común, nos reímos mucho. Recuerdo que en el patio de su casa tenía una especie de columpio y ahí estábamos sentadas, mientras nos volviamos a conocer.

A partir de ese día, nos volvimos “amiguis amiguis”, platicábamos mucho por messenger, salimos a tomar cafecito un par de veces, nos contábamos todo. El gustito me duró como tres meses, porque ella empezó a andar con un chico y básicamente me tiró a la basura: No volví a saber de ella en dos años.

Ya nunca se conectaba a internet, por supuesto ya no hablábamos por teléfono, parecía que se la había tragado la tierra. Cerecita estaba feliz, de eso no había duda, me alegré por ella, pero eché de menos a mi nueva amiga.

Desde hace como un mes ha tenido una actividad increíble en Facebook, pone frases de desamor; ha subido muchas fotos, se ve que se ha reunido con sus amigos en todos los cafés, bares o fiestas que se le atraviesan. Está en messenger todo el día y ya hasta me saludó por ese medio. Yo un poco resentida he de confesar que no le contesté, porque al estar husmeando en su perfil me di cuenta que cerecita rompió con su novio y ahora llora por todos los rincones de la web y quiere recuperar a todos sus amigos que desechó cuando era feliz con su novio.

Pobre cerecita, tal vez la juzgo tanto porque yo cometí el mismo error.

Durante la preparatoria yo tenía la relación perfecta (ay ajá!) y comencé a alejarme de mis amigos, los cambié por completo por mi novio, recuerdo que cuando iba con mi novio y los veía a lo lejos evitaba pasar por donde ellos estaban para no tener que detenerme a saludarlos. Cuando entré a la Universidad tenía dos amigas con las que convivía solamente en el salón y en los pasillos, nunca salía con ellas (Quejumbrosa se acordará de esos momentos), pero cuando terminé con mi novio y el mundo se me vino encima, corrí a los brazos de ellas y de los amigos de la prepa que había abandonado, incluso mi prima Karla y sus hermanas me tendieron la mano (y se acabaron una caja de galletas junto conmigo, jajaja).

Ciertamente, ellos fueron mi tabla de salvación. Empecé a salir a fiestas, cafés, antros, bares, karaokes, reuniones, al cine, lo que fuera con tal de no estar en mi casa llorando y pensando en él. Todos me recibieron con los brazos abiertos.

En esos momentos dificiles fue cuando conocí a mis verdaderos amigos, a los que estuvieron conmigo en las malas y a los que les negué el derecho de estar en las buenas.

¿Por qué dejamos todo y a todos cuando somos felices con una pareja?

¿Por qué no podemos mantener el equilibrio entre nuestra pareja y el resto de nuestro mundo?

Deberíamos aprender a mantener nuestras actividades, pasiones, hobbies y amistades que teníamos antes de que ÉL llegara. Una cabrona sigue teniendo una vida antes, DURANTE y después de ÉL. Su mundo no gira alrededor de una persona, ni abandona TODO por él, sino que lo hace partícipe de su mundo, lo comparte con él.

Solamente debemos recordar que la familia y los amigos estaban ahí antes de que él llegara y que muy probablemente ahí estarán cuando se termine. No debemos descuidarlos porque todas las relaciones humanas necesitan atención y hay que alimentarlas día con día.

Tal vez ustedes, en este momento, estén su relación perfecta, pero acuérdense de sus amigos, ellos pueden estarlas necesitando, no hay que ser egoístas y buscarlos sólo cuando nosotras los necesitamos porque cuando eso suceda ellos tal vez estén en su relación perfecta y no tengan tiempo de ser nuestra tablita de salvación. Hoy por ti, mañana por mi.

Y otra vez tú, abriéndome tus alas
Me sacas de las malas rachas de dolor
Porque tú eres el ángel que quiero yo

Tal vez deba perdonar a cerecita, ¿verdad?

Que tengan una linda semana, corran a apapachar a sus ángeles y aprovecho para darles las gracias a los míos. Los quiero mucho.

P.D. Gracias a todas las Ovulitas de México, Colombia, Guatemala, Argentina, España y otros países (¡ay weeeeeeey!) que ya me siguen por Twitter como @PameBradshaw, también ya las estoy siguiendo. Me encanta tenerlas más cerca y conocerlas un poquito más por medio de sus tweets. Un abrazo a todas 😉

Te extraño

18 Jul

Ovulitas de mi vida y de mi corazón:

¿Les ha pasado que después de una ruptura amorosa sus sentimientos van cambiando al paso de los días? No soy psicóloga, pero alguna vez cuando tuve que tomar terapias precisamente por una ruptura, mi psicóloga me dijo que podemos identificar diferentes etapas en este proceso de la rompedera con el galán, de las que recuerdo están las siguientes:

  1. Primero llega el dolor y la etapa que se le llama duelo. Son los primeros días después de que terminamos con la relación y básicamente se nos va el tiempo en llorar, preguntarnos qué hicimos mal, por qué no funcionó. No tenemos ganas de nada, ni mucho menos de conocer a otro hombre, todo, absolutamente todo te recuerda a él.
  2. Al paso de unos días o incluso semanas, llega la etapa de la resignación. Aquí es cuando ya nos hicimos a la idea de que no habrá reconciliación, ya lloramos todo lo que teníamos que llorar y la mayoría de las veces se presenta un ligero resentimiento, coraje, sed de venganza, o algo por el estilo. Estos sentimientos son normales y muy sanos, mientras no lastimemos a nadie, ya que nos permiten salir del hoyo en el que habíamos caído y nos da las fuerzas para salir adelante. A veces pensamos “Le voy a demostrar a ese hijo de $&%$&% que puedo sobrevivir sin él”, “Me voy a arreglar por si me lo encuentro en la calle/escuela/trabajo”, “Voy a conseguirme otro novio para que vea que no me afectó”, “Voy a subir fotos a Facebook para que vea lo bien que me la paso”, etc, etc, etc.
  3. Y, posteriormente, tenemos la etapa de cuando comenzamos a extrañarlos. Esta es, para mí, la más peligrosa y por eso quiero centrar mi post en este punto.

Al cabo de unos meses, una vez que ya lloramos, nos empedamos, platicamos con nuestras amigas hasta el cansancio, subimos fotos a Facebook y nos paseamos delante de él con otro wey, sin obtener los resultados deseados (regresar con él), empezamos a extrañarlo: sus llamadas, sus detalles, sus besos, sus palabras, etcétera.

Y, aquí hay de dos sopas, o nos fajamos bien la falda y nos aguantamos, o lo buscamos directamente para hablar con él y “arreglar las cosas”. Esta última opción es muy peligrosa porque si nuestro ex-chico no responde como nosotras queremos, es decir, nos batea, prepárense para regresar a la etapa del duelo, otra vez empezamos TODO el proceso, desde el principio, si ya habíamos avanzado dos pasos, vamos a retroceder tres y a veces es mucho más doloroso que la primera vez.

Si decidimos fajarnos bien la faldita y aguantarnos (recomendado) de una vez les digo que vamos a pasar otro mal rato, pero a la larga es lo más sano y solamente así vamos a superar esta relación de una vez por todas.

Hace unos días ví la película “Comer, rezar y amar” y me encantó por todo el rollo de la meditación que practica Liz Gilbert (Julia Roberts) en un viaje a la India, y hay una escena que precisamente habla de lo que les quiero transmitir en este post:

Liz Gilbert quiere superar un matrimonio fallido con el cual decidió terminar porque no era lo que ella esperaba, su ex-esposo, Steve, seguía totalmente enamorado, ella lo sabía y por eso no podía superarlo porque sabía que le estaba haciendo daño a la persona que tanto amó. Entonces, cuando realmente logra concentrarse en su meditación, visualiza a su ex-esposo como cuando bailaron el día de su boda y platica (en su mente) con él, este es el diálogo:

Liz: Sí te amé, Steve.

Steve: Lo sé…  pero yo te sigo amando.

Liz: Entonces, ámame.

Steve: Te extraño.

Liz: Entonces, extráñame… Envíame amor y luz cada vez que pienses en mí y déjalo así… No será para siempre… Nada lo es.

Lo que quiero ilustrar con esto es que, el amor no se acaba en unas semanas o en unos meses, un verdadero amor o una relación que fue importante para nosotras no la vamos a olvidar NUNCA, entonces es completamente normal y es de humanos EXTRAÑARLO Y SEGUIRLO AMANDO, no debemos avergonzarnos, ni esconder estos sentimientos, pero tampoco debemos llamarlo y decírselo porque ambas partes pueden salir lastimadas, solamente debemos cerrar los ojos y enviarle luz y amor desde nuestro corazón y dejar pasar ese sentimiento.

Lo más sano es SENTIR y DEJARLO PASAR y como dijo Liz, este sentimiento no durará para siempre, nada dura para siempre. El tiempo va sanando las heridas y llegará el día en que lo recordemos bonito, como dice aquella canción mexicana.

Es tiempo de reconocer nuestros sentimientos o pensamientos y controlarlos cuando sea preciso. Somos seres racionales que tenemos la capacidad de controlar nuestra mente y nuestro corazón, así que sabremos cuándo hacerlo y si es por nuestro bien, estoy segura de que lo haremos, nos cuidaremos a nosotras mismas superando nuestras relaciones SANAMENTE.

Que tengan una linda semana y nos leemos el próximo lunes.

Te extraño.

Te envío luz y amor y deseo que seas feliz SIEMPRE.

Te recordaré con una sonrisa.

Te quiero.

Patadas de ahogado

27 Jun

Hola, mis niñas hermosas:

Hace unas semanas, una persona muy allegada a mí, me platicó que un matrimonio que conocemos se estaba desintegrando.  Era bien sabido que el esposo siempre le fue infiel a su esposa, pero ésta llegó a su límite y decidió salirse de su casa. Él la demandó por abandono de hogar, está peleando la patria potestad y custodia de sus hijos, les compra regalos para tenerlos de su lado y por si fuera poco, ha estado hablando pestes de su ex-mujer con toda la gente, les cuenta que se está acostando con otro hombre, que ya no lo satisfacía en la cama y que era una desobligada con sus hijos.

La gente está escandalizada. ¿Cómo una mujer tan decente pudo acostarse con otro? Todos la juzgan. Nadie sabe las verdaderas razones que tuvo ella para hacer lo que hizo, pero su aún esposo se ha encargado de desprestigiarla . ¿Cómo es posible que una relación tan bonita y sólida haya terminado de esta manera?

Comencé a pensar si conocía alguna otra pareja que hubiera terminado de esta manera y me llevé una gran sorpresa al darme cuenta de que son muchos los casos en donde el hombre termina dando “patadas de ahogado”. Incluso, en alguna ocasión me sucedió a mí, por eso me atrevo a escribir acerca de esto.

Les explicaré más a fondo a lo que le llamo “patadas de ahogado”:

Generalmente se da cuando existe una relación amorosa, donde una de las partes somete a la otra (casi siempre el hombre, a la mujer) de diferentes formas ya sea física, mental, emocional o económicamente. Generalmente, la parte sometida soporta esta situación durante algún tiempo, pero tarde o temprano toma la decisión DEFINITIVA de terminar con la relación. Es en este momento cuando el que sometía se siente vulnerable, traicionado, herido en su orgullo, en su hombría, se siente débil, derrotado, ignorado, señalado por la sociedad, etc, porque YA NO TIENE EL CONTROL SOBRE SU PAREJA.

Esta situación lo hace transformarse y sacar lo peor de sí mismo. Su sed de venganza es inagotable y hará lo que sea necesario para DESTRUIR a su ex-pareja. Éstas son las patadas de ahogado, es decir, los últimos intentos desesperados para sobrevivir, para salvar su orgullo.

Y, Ovulitas, aquí es donde nosotras debemos tener muchísimo cuidado, porque un hombre con el orgullo herido nos pegará donde más nos duela, recuerden que fue nuestra pareja y nos conoce perfectamente. Espérense lo PEOR, por ejemplo:

  • Que hable mal de ustedes o ventile intimidades, con su familia, amigos y conocidos, como en el caso que les conté al principio.
  • Que revele fotos o videos íntimos en redes sociales o en algún medio de comunicación masivo, pregúntenle a Michelle Vieth.
  • Que le tire la onda o se acueste con tu mejor amiga. Habiendo tantas mujeres en el mundo, elige a tu mejor amiga, ¿por qué? para que te enteres y te duela. Pero si ella es realmente tu amiga no hará nada que pueda lastimarte, así que este punto da un poco de risa, JAJAJAJA (y lástima).
  • Utilizará el recurso de la palabra para confundirte y herirte, por ejemplo: Que eres una golfa, insegura, depresiva, psicópata, gorda, fea, fodonga, que nunca llegarás a ser alguien sin él, que no vales nada, eres una fracasada, que no tienes nada en el interior, ni en tu cerebro y que eres hueca como una maceta. Aquí el tip es no darle importancia a sus palabras, acuérdense que son patadas de ahogado y hará lo que sea para destruirte. Las palabras se las lleva el viento, deséchalas.
  • Te dirá que una noche lluviosa, cuando terminaste con él, se fue caminando por un callejón oscuro, lo secuestraron, lo golpearon y lo tiraron inconsciente por las afueras de la ciudad; se regresó caminando y pensando en todo el mal que te hizo. Vio la muerte de cerca y ya aprendió la lección, una luz divina lo iluminó y milagrosamente comenzó a valorarte.
  • Recurrirá a las instancias legales para demandarte por pensión alimenticia, abandono de hogar, violencia doméstica, adulterio, patria potestad y custodia de los hijos.
  • Te amenzará con suicidarse si lo dejas, porque no puede vivir sin ti, etcétera.

En todos los casos, él está buscando que te arrepientas durante toda tu vida por haberte atrevido a dejarlo, quiere que te sientas culpable, quiere verte regresando hacia sus brazos pidiendo perdón y que nunca más lo desafiarás, quiere seguir teniendo el mando y para ello aplica estas estrategias o estas patadas de ahogado.

Lo más importante es que nosotras estemos muy conscientes de lo que está pasando, de lo que pretende y de lo que hará para conseguirlo. Debemos tener bien claro nuestro objetivo que es romper con ese círuclo vicioso de violencia física o emocional, salvar nuestra dignidad e integridad. Para ello debemos ser fuertes, asesorarnos de los profesionales adecuados, como un abogado en el caso de las denuncias ante las autoridades y en los demás casos tomarlo con calma, ocuparnos de rehacer nuestra vida con una nueva pareja, un empleo; apoyarnos en nuestra familia y amigos y REIRNOS de esta situación. Que todo se te resbale, por más que haga este macho, no te derrumbes, sé fuerte e ignóralo.

Vive tu vida, date cuenta que él no tiene una vida propia, que eras lo mejor que pudo pasarle y por eso se aferra a ti. Sólo recuerda que las patadas de ahogado no durarán mucho tiempo, tarde o temprano se va a ahogar por completo o alguien lo salvará, pero ese ya no es tu problema.

Les deseo paz a todos aquellos “ahogados” que se dieron cuenta demasiado tarde del mujerón que tenían, ojalá para su próxima relación sepan respetar y valorar lo que tienen. Recuerden que un verdadero hombre no toca a ninguna mujer ni con el pétalo de una rosa, ni lastima su integridad de ninguna manera. Ustedes vienen de una mujer y posiblemente tendrán hijas, piénselo porque todo lo que hagan se les puede regresar multiplicado.

Y a ustedes, Ovulitas, les mando un abrazo con todo mi cariño y a echarle ganitas. La vida les pagará todo el tiempo que perdieron y todo lo que sufrieron, eso está comprobadísimo. No todas las relaciones terminan así, solamente que en esta ocasión nos topamos con el hombre equivocado, pero nunca es tarde para comenzar de nuevo.

¡Fuerza, Ovulitas!

¿Cerrar el círculo?

22 Nov

Muchas personas opinan que cuando una relación amorosa importante ha terminado es bueno cerrar el círculo, una vez que han transcurrido algunos meses, o incluso años. Dicen que es bueno ver a la ex-pareja, platicar, pedirse disculpas, darse un abrazo fraternal y saldar los asuntos pendientes entre los dos. Después de esto, se supone que el círculo se ha cerrado y puedes comenzar una nueva etapa en tu vida. Permítanme expresar mi más humilde desacuerdo!

¿Qué pasa si cuando ves a esa persona, frente a ti, resurgen los sentimientos? Y, ¿qué pasa si él ya no siente lo mismo por ti? El círculo se vuelve a abrir sólo de un lado y es dolorosísimo. Todo lo que habías avanzado en meses o años, lo retrocedes en unas horas!

Estoy segura, que no hay mejor forma de cerrar el círculo, que poniéndo tierra de por medio y que el corazón vaya sanando solito, sin SU ayuda, tenemos que saldar las cuentas solamente con nosotras misma, en nuestro interior.

Y créanme que aunque pasen muchos años, los sentimientos no se terminan (en algunas ocasiones). Nunca deberíamos sentirnos lo suficientemente preparadas para intentar ver a un ex-novio, que fue importante en nuestra vida, sólo como amigo, y mucho menos si estamos solas o no tenemos el respaldo de un novio actual que nos cobije con su amor, ternura y cariño.

Sigo sin saber cuál es mi destino, y la incertidumbre es lo que me angustia. Sigo pagando muy caro los platos rotos, pero debo seguir mi camino, tal como lo había venido haciendo.

Bonita semana para todos.

 

Cuando se les apaga la velita

4 Oct

Hace una semana escribí acerca de una de las pocas cualidades de los hombres, que es saber exactamente qué es lo que quieren y luchar hasta obtenerlo (refiriéndonos a su relación con las mujeres), pero otro de los dones que les ha dado el Señor, es la espectacular intuición de saber el momento exacto en que la velita se les está apagando.


Cuando actúan como verdaderos cavernicolitas y sacan a relucir sus mejores actos de patanería, nosotras nos ofendemos, nos sentimos heridas y juramos nunca más volver a verlos. Ellos saben que hicieron mal, saben lo que nosotras estamos pensando, saben que la estamos pasando mal, pero dejan que las cosas se enfríen y justo en el momento en el que nosotras estamos superándolo, hemos conocido a alguien más y estamos saliendo con esa persona o simplemente lo hemos desterrado DEFINITIVAMENTE de nuestras vidas, aparece de nuevo el sujeto en cuestión.

¿Por qué vuelven a aparecer en el momento en el que lo estábamos superando? ¿Por qué regresan con mayor intensidad que antes y nos dicen las palabras más hermosas del universo? ¿Por qué juran que han cambiado y se han dado cuenta de que eres la mujer con la que quieren estar el resto de su vida?

R= Porque sienten que se les está apagando la velita y por ningún motivo lo permitirán. En lugar de eso, la van a prender, para que les dure otro ratito más en stand-by, por si acaso se les llegara a ir la luz en su casa.

Y esto me parece realmente injusto, porque cuando ellos llaman para re-encender la velita, nosotras pensamos que en verdad nos ama y por eso nos volvió a buscar. Nosotras realmente creemos que están arrepentidos y volvemos a confiar. El problema no es ése. El problema es cuando el chico nos vuelve a desilusionar después de haberlo perdonado y vuelve a adquirir el mismo comportamiento ambivalente hacia nosotras. El problema es que estamos cayendo en un círculo vicioso realmente perjudicial para nuestra salud emocional y créanme que esta situación puede durar AÑOS!

¿Qué hacer?

Romper el círculo ¡POR COMPLETO!

Si ya van dos veces o más que el tipo hace lo mismo, lo más recomendable es cambiarle la jugada. No contestar llamadas, ni mensajes, no acceder a verlo de nuevo y cortar todo tipo de comunicación y contacto con él. Confirmarle que en efecto, su velita está COMPLETAMENTE APAGADA.

Posiblemente él hará hasta lo imposible por volverla a encender, se sorprenderán del “nuevo” hombre que se presenta ante sus ojos, pero créanme que son patadas de ahogado. Si lo perdonan y vuelven a CREER en él, abrirán de nuevo el círculo y si no, terminarán de una vez por todas con ese martirio.

Ustedes sabrán cuánto tiempo quieren estar en ese “sube y baja”. Yo duré 4 años y créanme que no la pasé nada bien, hasta que tomé la decisión. ¿Cuánto tiempo quieren durar ustedes? La decisión está en sus manos.

Que tengan una bonita semana y espero que con este post decidan apagar ustedes mismas esa velita, quien sabe, quizá cuando terminen ese ciclo, conozcan a un hombre que en realidad valga la pena y si no aparece, disfruten la tranquilidad de estar SOLTERAS y sin compromiso!

¡Un abrazo para todas!


Entradas relacionadas:

¿Y si ya no me vuelve a buscar?

Por fin, paz emocional.

¿Cómo superar una ruptura amorosa?

Adiós, Mr. Big

16 Ago

Hola mis pequeñas ovulitas del ciberespacio:

Les cuento que la semana pasada no pude postear porque terminé cansadíiiisima de mi fiesta de cumpleaños! Eso sí, con una sonrisa en la boca porque la fiesta quedó tal y como lo planeé, con la única excepción de la lluvia y los problemas viales que ésta ocasiona. Sin embargo, me la pasé realmente feliz en compañía de la gente a la que quiero.

Así pues, el domingo pasado, estaba viendo las fotos de mi fiesta en la computadora, riendome de las poses, subiéndolas a Facebook y demás, cuando me saluda el que fue el amor de mi vida durante aproximadamente 4 años y que por cierto nunca quiso nada serio conmigo, porque según él NO QUERÍA COMPROMISOS. Lo apodo Mr. Big y la conversación fue la siguiente:

Mr. Big: Hola Carrie, supe que fue tu cumpleaños, muchas felicidades. Se me pasó unos cuantos días…

Carrie: Jajaja, sí ya me di cuenta, pero muchas gracias por la felicitación, Big.

Mr. Big: Y cómo te la pasaste?

Carrie: Bien, súper bien. Tuve una fiesta ayer, en mi casa y me la pasé increíble, feliz!

Mr. Big: Qué padre, te dije que mi novia y yo nos vamos a vivir juntos?

Carrie: No, no me habías dicho. Me da gusto…

Mr. Big: Sí, la verdad estoy muy enamorado.

Carrie: Qué bien, Big.

Mr. Big: Ya es hora de sentar cabeza y mi novia es increíble…

Carrie Bradshaw acaba de finalizar sesión.


En primer lugar, qué falta de respeto que aún sabiendo cuanto lo AMÉ, me cuente que está enamoradísimo de su novia y se irán a vivir juntos. Wey, no soy tu amiga, no me cuentes, no quiero saber cuánto la amas, ni lo maravillosa que es.

Segundo, siempre temí este momento. Años atrás cuando me enteré que tenía novia, quise morirme y me lamenté durante días completos. Lloré y lloré al imaginarlo con otra, pensé que moriría el día que me enterara que se iba a casar o juntar… pero, ahora que llegó el momento, SIGO VIVA.

Tercero, no puedo creer que haya superado al 100% el tema de Mr. Big. Con esta noticia me doy cuenta que mi corazoncito lo ha superado por completo. Saben lo que son 4 años de querer superalo y recaer cada vez que me buscaba? Me sentía como en un círculo vicioso y la caída era cada vez más fuerte, sufrí muchísimo. Pero hoy puedo afirmar que ya no siento nada por él. Claro que me impactó la noticia, pero hasta ahí.

Cuarto, lo que no puedo explicarme es por qué ella? Me tomé la molestia de investigar quién es la novia. Ví sus fotos y no es una mujer especialmente guapa, ni atractiva, no tiene nada que me haya impactado. Entonces, quiere decir que soy menos que ella, soy más, por qué de ella sí se enamoro y hasta le surgió la grandiosa idea de vivir juntos? Qué quieren los hombreeees?

Quinto y último, en realidad no creo que ella sea superior ni inferior a mí, es más, pienso que no nos debemos comparar con ninguna otra mujer. Cada quien tenemos ciertas cualidades. Lo que sí creo es que cuando dos corazones hacen “click” no importa el físico, la edad, la profesión, la raza, ni nada. El amor no se puede detener, sólo fluye.

Trato de alegrarme por Mr. Big porque encontró a la mujer de su vida, de comprenderlo, de pedir por su felicidad y de que esto no me afecte. Imagino lo felices que son en estos momentos. Sólo tengo algunas preguntas:

¿Por qué yo no encuentro MI felicidad?

¿Dónde está el hombre de mi vida?

¿Qué estoy haciendo mal?

En fin, no le daré más importancia a este asunto, sólo quiero que le lleguen estas breves líneas:

Siempre pensé que terminaríamos juntos, pero me equivoqué. Que seas feliz con tu mujer y que tengan una vida llena  de amor.

Te deseo la mejor de las suertes. Adiós, Mr. Big.

Sinceramente,

Carrie Bradshaw.


¿Cómo superar una ruptura amorosa?

28 Jun

Indudablemente las rupturas amorosas por cualquiera que haya sido la causa, duelen y a veces duelen muchísimo más de lo que nos imaginábamos.

En mi aún corta vida son dos episodios en los que más he sufrido, que he llorado como loca, que me dolieron hasta el último rincón del alma: Cuando mis papás se divorciaron y cuando corté con mi primer y gran amor Aidan Shaw.

Ahora mismo estoy atravesando por una pérdida sentimental, pero no sé si sean los años de experiencia que he acumulado o que he aprendido a controlar mis sentimientos y no desbordarlos como la primera vez, pero ahora ya no duele tanto. He pasado esto tantas veces que puedo enumerar lo que hay que hacer para curar el dolor del alma.

Son tres los elementos clave para superar cualquier ruptura emocional:

1. Mantener la mente ocupada. No hay nada peor que quedarte en tu casa, llorando por la persona que se fue, de verdad que no ayuda en nada. Sólo estás pensando qué hiciste mal, porqué no ha llamado, tendrá a otra persona? qué puedo hacer para recuperarlo? etc, etc, etc.

Si quieres superarlo, tienes que salir, distraérte. Aunque no tengas ganas, haz un esfuerzo por ir a una fiesta, ve a un museo, salte a caminar o a correr, inscríbete en el gimnasio, ve al cine, vete de compras, métete a un curso de idiomas, de cocina, de yoga. Saca a pasear a tu perrito, juega con él y consiéntelo, asiste a las reuniones familiares, celebra en grande tu cumpleaños, ve a tomar café con tus amigas, inscríbete a clases extracurriculares en la universidad o haz horas extras en tu trabajo.

Otros tips: Bolea todos tus zapatos, plancha toda tu ropa, escombra tus cajones, ve a Xochimilco a comprar plantitas, cocina un pastel, habla por teléfono con una amiga que te haga reir, ve a la iglesia, escribe en tu blog, hazte un cambio de look, hazte manicure, pedicure, ponte mascarillas en la cara y en el cabello, depílate, cómprate un chocolate para consentirte (pero sólo uno, eh!), juega con niños y observa lo felices que son, cómprate un libro de autoayuda y léelo, renta una película cómica (nunca una romántica, ni de drama).

Haz lo que se te ocurra, lo que ocupe tu mente aunque sea un ratito, yo sé que el dolor sigue ahí, pero por lo menos en ese momento cede un poco. Todo esto es como una aspirina, cuando te la tomas se te quita el dolor de cabeza, pero cuando se termina el efecto puede que vuelva a aparecer, por eso hay que atacar la causa del dolor con los siguientes dos puntos.

2. Cortar con todos los lazos que aún existen con la persona en cuestión. Una sabe cuando la decisión de terminar con la relación es definitiva, ya sea que tú la hayas tomado o haya sido él. En cualquiera de los casos, cuando lo que se quiere es superar una relación lo que se debe hacer es CORTAR DE TAJO, cortar desde la raíz.

¿Cómo hacerlo? Borrándolo de tu vida por completo, desechándolo de tu vida, deshaciéndote de todo (o todos) lo(s) que te recuerde a él. Este paso es muy dificil, pero no imposible, así que:

Bórralo y bloquéalo del celular, Messenger, Facebook, Hi5, Twitter, Myspace, etc, etc, etc, y lo mismo aplica con SUS amigos, primos, hermanos y demás personas que te puedan llegar a hablar de él. De verdad, no ayuda en nada seguir viendo sus fotos, sus pedas, a sus nuevas “amigas”, sus actualizaciones de estado, ni nada de eso. Borra de tu computadora las fotos que tengas con él, rompe las que tengas impresas, lo mismo con cartitas, mails, poemas, etc, puedes también guardarlas en una cajita y dárselas a una amiga y que te jure que no te las dará hasta después de unos años.

Desházte de sus regalos, ya sean perfumes, suéteres, ositos de peluche, anillos, bolsas, discos, despréndete de todo, que no haya nada a tu alrededor que te pueda recordar a él.

Si te llega a buscar, no le contestes, ni lo veas, evítalo a toda costa. Hazlo por TU salud mental, aunque te duela, créeme que es lo mejor.

3. Tiempo. Al principio todo te va a recordar a él, TODO. Desde una canción, un olor, un sabor, un comentario, una fecha. Es completamente normal. Lo que hay que hacer en ese momento es apretar fuerte los puños de las manos, inhalar aire profundamente y seguir tu camino.

Los primeros días, será lo primero que pienses cuando te despiertas, y lo último al acostarte, durante tooooodo el día lo estarás recordando, incluso lo soñarás todos los días, pero sabes qué? Con el paso del tiempo te vas a dar cuenta que durante cinco minutos no pensaste en él, luego durante una hora, después vas a soñar con él sólo cada tercer día, después cada ocho días, llegará el momento en el que te sorprenderá soñar con él, porque será rara la vez.

Hay algo muy cierto, si la persona o la relación fue muy importante en tu vida, nunca podrás olvidarla, me atrevo a decir que así pasen años, todos los días te vas a acordar de él al menos una vez al día, pero la buena noticia es que YA NO VA A DOLER. Los seres humanos en ocasiones no podemos curarnos el dolor, pero algo maravilloso es que aprendemos a vivir con él. Yo casi todos los días me acuerdo de Aidan, pero a 5 años puedo decirles que lo recuerdo con una sonrisa, ya no salen las lágrimas que salían automáticamente cuando algo me recordaba a él.

El tiempo será tu mejor medicina, el tiempo lo cura todo. Con mucha disposición de tu parte te darás cuenta que cada día duele menos, algunas tardarán más tiempo en superarlo y otras menos, pero los corazones se recuperan tarde o temprano. Créanlo!

Tampoco deberíamos echar en saco roto la idea de recibir ayuda profesional, yo tengo por ahí un asuntito pendiente con un tal Larita… El chiste es agarrarnos de lo que sea, de lo que nos sirva, de lo que nos ayude a superarlo.

Ni modo chicas, nos caímos, dolió el golpe, pero hay que levantarnos con la cabeza en alto y seguir caminando con nuestros zapatos caríiiiisimos, ya que después nos estaremos riendo de todo esto! Para no perder la costumbre les dejo un videíto de mi comadre la verdadera Carrie Bradshaw.

¡Suerte a todas!

¡Reciban un abrazote!

Entradas relacionadas:

¿Y si ya no me vuelve a buscar?

Por fin, paz emocional.

Cuando se les apaga la velita

A %d blogueros les gusta esto: