Tag Archives: violencia

Patadas de ahogado

27 Jun

Hola, mis niñas hermosas:

Hace unas semanas, una persona muy allegada a mí, me platicó que un matrimonio que conocemos se estaba desintegrando.  Era bien sabido que el esposo siempre le fue infiel a su esposa, pero ésta llegó a su límite y decidió salirse de su casa. Él la demandó por abandono de hogar, está peleando la patria potestad y custodia de sus hijos, les compra regalos para tenerlos de su lado y por si fuera poco, ha estado hablando pestes de su ex-mujer con toda la gente, les cuenta que se está acostando con otro hombre, que ya no lo satisfacía en la cama y que era una desobligada con sus hijos.

La gente está escandalizada. ¿Cómo una mujer tan decente pudo acostarse con otro? Todos la juzgan. Nadie sabe las verdaderas razones que tuvo ella para hacer lo que hizo, pero su aún esposo se ha encargado de desprestigiarla . ¿Cómo es posible que una relación tan bonita y sólida haya terminado de esta manera?

Comencé a pensar si conocía alguna otra pareja que hubiera terminado de esta manera y me llevé una gran sorpresa al darme cuenta de que son muchos los casos en donde el hombre termina dando “patadas de ahogado”. Incluso, en alguna ocasión me sucedió a mí, por eso me atrevo a escribir acerca de esto.

Les explicaré más a fondo a lo que le llamo “patadas de ahogado”:

Generalmente se da cuando existe una relación amorosa, donde una de las partes somete a la otra (casi siempre el hombre, a la mujer) de diferentes formas ya sea física, mental, emocional o económicamente. Generalmente, la parte sometida soporta esta situación durante algún tiempo, pero tarde o temprano toma la decisión DEFINITIVA de terminar con la relación. Es en este momento cuando el que sometía se siente vulnerable, traicionado, herido en su orgullo, en su hombría, se siente débil, derrotado, ignorado, señalado por la sociedad, etc, porque YA NO TIENE EL CONTROL SOBRE SU PAREJA.

Esta situación lo hace transformarse y sacar lo peor de sí mismo. Su sed de venganza es inagotable y hará lo que sea necesario para DESTRUIR a su ex-pareja. Éstas son las patadas de ahogado, es decir, los últimos intentos desesperados para sobrevivir, para salvar su orgullo.

Y, Ovulitas, aquí es donde nosotras debemos tener muchísimo cuidado, porque un hombre con el orgullo herido nos pegará donde más nos duela, recuerden que fue nuestra pareja y nos conoce perfectamente. Espérense lo PEOR, por ejemplo:

  • Que hable mal de ustedes o ventile intimidades, con su familia, amigos y conocidos, como en el caso que les conté al principio.
  • Que revele fotos o videos íntimos en redes sociales o en algún medio de comunicación masivo, pregúntenle a Michelle Vieth.
  • Que le tire la onda o se acueste con tu mejor amiga. Habiendo tantas mujeres en el mundo, elige a tu mejor amiga, ¿por qué? para que te enteres y te duela. Pero si ella es realmente tu amiga no hará nada que pueda lastimarte, así que este punto da un poco de risa, JAJAJAJA (y lástima).
  • Utilizará el recurso de la palabra para confundirte y herirte, por ejemplo: Que eres una golfa, insegura, depresiva, psicópata, gorda, fea, fodonga, que nunca llegarás a ser alguien sin él, que no vales nada, eres una fracasada, que no tienes nada en el interior, ni en tu cerebro y que eres hueca como una maceta. Aquí el tip es no darle importancia a sus palabras, acuérdense que son patadas de ahogado y hará lo que sea para destruirte. Las palabras se las lleva el viento, deséchalas.
  • Te dirá que una noche lluviosa, cuando terminaste con él, se fue caminando por un callejón oscuro, lo secuestraron, lo golpearon y lo tiraron inconsciente por las afueras de la ciudad; se regresó caminando y pensando en todo el mal que te hizo. Vio la muerte de cerca y ya aprendió la lección, una luz divina lo iluminó y milagrosamente comenzó a valorarte.
  • Recurrirá a las instancias legales para demandarte por pensión alimenticia, abandono de hogar, violencia doméstica, adulterio, patria potestad y custodia de los hijos.
  • Te amenzará con suicidarse si lo dejas, porque no puede vivir sin ti, etcétera.

En todos los casos, él está buscando que te arrepientas durante toda tu vida por haberte atrevido a dejarlo, quiere que te sientas culpable, quiere verte regresando hacia sus brazos pidiendo perdón y que nunca más lo desafiarás, quiere seguir teniendo el mando y para ello aplica estas estrategias o estas patadas de ahogado.

Lo más importante es que nosotras estemos muy conscientes de lo que está pasando, de lo que pretende y de lo que hará para conseguirlo. Debemos tener bien claro nuestro objetivo que es romper con ese círuclo vicioso de violencia física o emocional, salvar nuestra dignidad e integridad. Para ello debemos ser fuertes, asesorarnos de los profesionales adecuados, como un abogado en el caso de las denuncias ante las autoridades y en los demás casos tomarlo con calma, ocuparnos de rehacer nuestra vida con una nueva pareja, un empleo; apoyarnos en nuestra familia y amigos y REIRNOS de esta situación. Que todo se te resbale, por más que haga este macho, no te derrumbes, sé fuerte e ignóralo.

Vive tu vida, date cuenta que él no tiene una vida propia, que eras lo mejor que pudo pasarle y por eso se aferra a ti. Sólo recuerda que las patadas de ahogado no durarán mucho tiempo, tarde o temprano se va a ahogar por completo o alguien lo salvará, pero ese ya no es tu problema.

Les deseo paz a todos aquellos “ahogados” que se dieron cuenta demasiado tarde del mujerón que tenían, ojalá para su próxima relación sepan respetar y valorar lo que tienen. Recuerden que un verdadero hombre no toca a ninguna mujer ni con el pétalo de una rosa, ni lastima su integridad de ninguna manera. Ustedes vienen de una mujer y posiblemente tendrán hijas, piénselo porque todo lo que hagan se les puede regresar multiplicado.

Y a ustedes, Ovulitas, les mando un abrazo con todo mi cariño y a echarle ganitas. La vida les pagará todo el tiempo que perdieron y todo lo que sufrieron, eso está comprobadísimo. No todas las relaciones terminan así, solamente que en esta ocasión nos topamos con el hombre equivocado, pero nunca es tarde para comenzar de nuevo.

¡Fuerza, Ovulitas!

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: