Tag Archives: cabrones

DESCONFIANZA

16 Ago

Hechos ocurridos en últimos días me han recordado una sabia frase de mi abuela, que mucho tiempo descarté y hasta llegué a considerar “negativa”.

“Si es buena la confianza…la desconfianza es mejor”

A veces uno hace cosas con toda la buena vibra del mundo y con el afán de “tratar de estar bien con el otro” pero qué pasa cuando la gente… “NOS FALLA”

Una amiga hace poco consiguió la contraseña del “amor de su vida”… el que juro amarla y respetarla, y le decía  que era la única… y ¿qué creen?

El h1j0 d3 l4… mantenía una relación con otra tipita. Mi amiga dejó bastantes cosas con tal de estar al cien para él (grave error) y su hija… y todo para que el otro pendejo se estuviera revolcando con otra, en “su lugarcito de siempre”.

Yo creo que cuando una relación falla, y lo he dicho… es porque no hay sincronía, y lo sostengo, pero lo vil del asunto son LAS MENTIRAS.

Si la gente habla, la podemos escuchar, así tenga que decir “no funciona” o “ya no te quiero”. Pero mentir o decir cosas a medias se me hace lo más CULERO  y vil del mundo.  Pues total si uno deja de querer no es culpa de nadie… sólo cambia el sentimiento, y ni pedo…

Pero bueno, a raíz de lo que le paso a mi amiga y experiencia propia, llegamos a la conclusión que hay que cuidarnos de LOS QUE TIRAN VERBO, porque los hombres una vez que le encuentran los beneficios y le agarran la onda al uso del lenguaje con fines de persuasión y seducción son PELIGROSOS.

Una vez que lo dominan comienzan a hacerlo sin titubear, pero ni tantito; se convierte en su “modus vivendi” el mentir (ellos le llaman seducir), el persuadir, engañar, manipular a través del lenguaje y lo peor… es que no falta la mujer que esté ahí para creerles.

¡Hay que tener mucho cuidado con esos “VERBOLOGOS”! Los actos hablan por sí mismos, de nada sirve que te digan que eres el amor de su vida si todo lo que hacen los contradice y no es congruente con el sentimiento.

Hay que desconfiar de lo que dicen y confiar más primero en NOSOTRAS, y después en sus ACTOS y actitudes. Y jamás dudar de nosotras; si presentimos que algo está mal…es porque no está bien… ¡así de chingonas somos!Luz amor y buena vibra =) 

 

 

 

Anuncios

NADIE TIENE LA OBLIGACIÓN DE AMARNOS

1 Feb

“No salgo de una cuando ya estoy en otra”… “ya no sé quien es peor”… “pero si éste salió igualito”… “Parece que soy un pinche imán de cabrones”. .. “¿cuándo llegará uno diferente? …uno que de verdad me ame”… “No vuelvo a creer en ningún hombre”… “todos son unos cabrones”…


Podría escribir y escribir líneas con argumentos que he escuchado, e incluso dicho alguna vez respecto de la cabronería, de los cabrones y de cómo a veces a pesar de que, de manera consciente no queremos repetir patrones y andar de cabrón en cabrón lo hacemos.

Pero bueno encontré algo que me pareció un punto clave, muchas de nosotras comenzamos a leer sobre ellos, que cómo hacerle para seducirlos, para conquistarlos, para que no me la vuelvan a aplicar, cómo ser una cabrona, etc. etc. Y eso funciona… pero a veces solo a medias, y no falta el cabrón que se nos mete por los ojos y nos llega hasta… lo más profundo de nuestro corazoncito… y ¡madres! Otra vez la burra al trigo…

Yo me preguntaba, ¿por qué pasa eso? Y resulta que encontré parte de la posible respuesta… tal vez no les guste al cien, pero al menos quita algo de culpa y nos deja saber que no es que uno no aprenda, que nos guste la mala vida, ni que ya de plano sea uno muy pendeja.

Resulta que según algunos estudios psicológicos, solemos tener secuelas de nuestros primeros grandes amores, solemos buscar en nuestras parejas a personas similares a nuestros padres, o madres, o que tengan lo que nos negamos, o lo que no podemos ser… Todo varía mucho y depende de cada mentecita y los traumas que cargamos, enseñanza, educación, blah, blah…

Pero bueno, a qué voy, resulta que todo este desmadre de buscar tipos con determinadas características y que a veces nos daña, viene desde PTM, desde cosas en nuestro inconsciente, cosas que hemos aprendido, incluso ideales que tenemos desde muy  mocositas. Igual les pasa a los hombres, pero… este es un blog de mujeres jajaja asi que hablaré de nosotras.

Ellos están condenados a no satisfacer todas nuestras expectativas, y a veces ninguna y nosotras nos vemos obligadas a contentarnos con relaciones imperfectas o andar nada mas divagando tratando de encontrar algo que se acerque más a lo que deseamos según nuestro ideal de “hombre” y “amor” (cosa que también les pasa a ellos, nosotras tampoco podremos satisfacer sus expectativas y en algunos casos ellos también se conforman).

Con lo anterior no digo que no funcione leer y aplicar enseñanzas de seducción y cabronería, al contrario, es bueno;  pero me di cuenta que no profundiza, o sea todo este desmadre de la coquetería, aceptarnos y el hacer lo que uno quiere sí ayuda, perooo….

Niéguenme si a alguna no le ha pasado que por una u otra desconocida razón después de casi grabarnos estás enseñanzas…no falta el cabrón que aparece y casi remueve todo, que digo, al menos cada vez duele menos o lo aprendemos a manejar.

Pues, todo esto es debido a que no atacamos nuestros desastres de raíz. Todas tenemos muchas cosas en el inconsciente, de nuestros pasados, experiencias, traumas, frustraciones y culpas que nos hacen no estar del todo sanas… Es precisamente eso lo que nos hace volver a caer entre cabrones.

EXPECTATIVAS


Resulta que como toda mujercita que trae en la cabeza un ideal de amor, estamos constantemente esperando cosas que el otro no va a dar, o sí, pero no todas las que queremos.

Que me diga que me quiere, que me apapache, que me haga sentir especial, que me llame, que me mande mensajitos tiernos (es más a veces ya ni tiernos, simplemente que los mande) que me escriba cosas lindas, que me lleve serenata, que sea tierno, sincero, honesto, fiel, que no vea a otras “golfas”, que me comprenda, que me AMEEEE!!…etc.

Y la verdad es que tenemos que aprender a dejar de esperar de “otros” cosas que a lo mejor ni nos van a dar. La única alternativa es valorar lo que el otro pueda ofrecer y lo que coincida con nuestras expectativas, se convierte en ganancia.

A mí, la verdad no me agrada la idea de “conformarme” o comprender que los “otros” viven en un “mundo” a parte del nuestro casi con cultura y lenguaje diferente, pero al parecer, no queda de otra…de nuevo es uno la que se adapta.

Pero bueno, aquí viene algo más profundo:

DEJEN DE INVERTIR DINERO Y TIEMPO EN COSAS PARA TRATAR DE CONQUISTARLOS, MEJOR INVIERTAN SU DINERO Y TIEMPO EN COSAS MIL VECES MÁS IMPORTANTES (que además es parte fundamental de una cabrona).

Una de esas es indagar en porqué chingada puta madre uno comienza a repetir patrones o de repente suele sufrir con weyes que suelen tener características similares, o aunque diferentes al final terminan en relaciones frustradas y dolorosas.

Por ejemplo, a la prima de una amiga jajaja… le pasó lo siguiente:

Se percató de que todos los hombres que le habían resultado patanes tenían cosas similares entre sí;  es más, hasta físicamente se parecían: güeritos, ojos claros, y todos en algún momento le escondieron algo, que ella presentía, y que además hasta cierto punto era obvio.

Pues total que un día dejó de leer los tips para “dejarlos sin aliento”. Comenzó a analizar sus patrones de conducta y a hablar con un psicólogo, y se dio cuenta de que todo el tiempo había estado repitiendo patrones y que todo venía desde el amor aprendido entre sus padres. Bien es sabido que tendemos a la repetición, pero pocas veces nos detenemos a indagar en eso.

La relación de sus padres: de la chingada; su papá infiel, pero eso sí a la madre y a la familia le mostraba la cara de seriedad y “honestidad”. Ella recordó que PTM ¡como amaba a su papá de pequeña! Sí amaba al infiel de su padre, al que engañaba a su madre (misma que se hacía wey) su primer “amor ideal” era un hombre que quedaba bien con la gente a su alrededor como buen padre, atento, responsable y la chingada, pero con “doble moral” (cosa que ella supo mucho después).

Y descubrió que seguía buscando de manera inconsciente un hombre que fuera como su primer ideal… o sea a un cabrón infiel, que se mostraba como el “bueno”, que le escondía cosas, y que además no la quería dejar, a pesar de tener otros amoríos, amoríos que ella tenía que dejar pasar por alto, y que en un principio, al igual que su madre fingió ignorar.

Hasta que decidió romper con el esquema y comenzar por superar esa situación, de la que ni culpa tenía, es más ni enterada estaba…

 

Pero a qué viene todo este rollote:

OVULITAS:


Manden directito a la chingada toda preocupación por conquistar a los hombres, y lo digo en serio, NO lo hagan hasta que no hayan trabajando lo suficiente en ustedes como para ser mujeres mentalmente más sanas, porque estamos condenados a atraer lo que somos  y si estamos enfermas atraeremos enfermos a nuestras vidas, y con eso, relaciones enfermizas. Al menos hasta superar las situaciones previas.

 

Dejen de gastar tiempo en “otros” inviértanle en ustedes y en conocerse. Vayan a una buena terapia con un psicoanalista, porque nuestros padres no son expertos ni están obligados a serlo y nadie les enseñó a ser padres, así que, sin querer nos hacen crecer con frustraciones, carencias,  traumas y secuelas que si superamos permitirán que nos dejen de importar las cosas “sin importancia” que no debieran despertar preocupación en uno porque “llegan solas”.

Hay que hacer mucha introspección, invertir en nuestra salud mental, meditar sobre lo que fuimos, lo que somos y lo que queremos. Y sobre todo liberarnos de todas las ataduras y traumas que cargamos casi desde antes de nacer y por el simple hecho de ser hijas, hermanas, nietas y mujeres.

Una persona sana, atrae relaciones sanas.

A aquellas que se han topado con cabrones y lo han sufrido de verdad les recomiendo analizar la relación de sus padres desde que ustedes eran muuuy mocositas, y cómo era la relación entre ustedes y su papá, leer un buen libro de psicoanálisis, o mejor aún ir con uno, hacer introspección y encontrar la armonía en uno mismo, de esa manera si uno logra  “encontrar su centro” no habrá cabrón por mas cabrón que sea que las mueva. Es más.. los cabrones también necesitan terapia.

P.D. La felicidad no está en los “otros” y simplemente es proporcional a lo felices que podemos hacernos a nostras mismas. Si no nos hacemos felices, fuertes y seguras y no nos amamos…nadie lo hará; porque nadie tiene la obligación de amarnos, más que nosotras.

 

A %d blogueros les gusta esto: